Aller au contenu principal

Factsheet: Restricciones a la movilidad y al acceso humanitario en Meta y Guaviare - Fecha de corte: 30 de junio de 2022 Fecha de publicación: 12 de agosto de 2022

Pays
Colombie
Sources
OCHA
Date de publication
Origine
Voir l'original

SITUACIÓN

En el Meta y Guaviare, la presencia de Grupos Armados No Estatales (GANE), las consecuencias de emergencia por COVID-19, los retos en la implementación del Acuerdo de Paz y la debilidad en la presencia de las instituciones del Estado en áreas rurales han contribuido directa o indirectamente en la prolongación de las consecuencias humanitarias del conflicto armado. En este contexto los GANE violan el derecho a la libre locomoción de la población civil como una estrategia para consolidar corredores estratégicos, terrestres y fluviales, que favorecen economías ilícitas relacionadas con los cultivos de coca, la deforestación y la ganadería extensiva. En este contexto, también hay personas que han sido asesinadas, amenazadas, desplazadas y/o extorsionadas.

Las restricciones a la movilidad son cada vez más preocupantes en estos departamentos, durante el 2021 por lo menos 29.279 personas se vieron afectadas por restricciones a la movilidad en los departamentos de Meta (16.581 personas) y Guaviare (12.698), como consecuencia de estas restricciones, algunas poblaciones no pudieron acceder a tiempo a asistencia humanitaria. Para el primer semestre del 2022 se estima que por lo menos 56.706 personas fueron afectados por restricciones a la movilidad y de acceso humanitario (80 por ciento en Guaviare, 20 por ciento en Meta), de las cuales 27.185 personas aún se encuentran con necesidades humanitarias, situación que se dio con mayor tendencia en los municipios del sur del Meta como La Macarena, Vistahermosa, Puerto Concordia, Mapiripan y en los cuatro municipios del Guaviare.

Las restricciones son impuestas y comunicadas a través de distribución de panfletos, imposición de “códigos de conducta”, instalación de Minas Antipersonal (MAP), Munición Sin Explosionar (MSE), Trampas Explosivas (TE) y otras formas de violencia contra la población civil con homicidios selectivos y toques de queda que limitan el tránsito de la población de zonas veredales a los cascos urbanos.
Adicionalmente, las restricciones de acceso humanitario limitan la implementación de actividades de desminado humanitario (El Espectador, 2021), junto con el reporte de ataques y amenazas contra el personal y bienes humanitarios (RCN, 2022) y de misiones médicas (Infobae, 2021).

Por otra parte, la extensión territorial y la proporción de la población en centros poblados y rurales dispersos para Meta es del 24% y Guaviare del 43% (DANE, 2018), lo que implica un reto para la institucionalidad de tener una presencia concreta para satisfacer demandas y necesidades de las comunidades. En algunas zonas rurales la debilidad en la presencia de instituciones del Estado ha contribuido indirectamente a una mayor presencia de los GANE en terreno, algo que, a su vez, provoca necesidades humanitarias a la población civil derivado de las restricciones a la movilidad para las comunidades impuestas por dichos grupos La nota conceptual de Naciones Unidas sobre limitaciones de acceso humanitario en Colombia de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) establece las diferencias entre las restricciones a la movilidad o al acceso y un con-finamiento. Si bien, las restricciones a la movilidad no constituyen un confinamiento.

UN Office for the Coordination of Humanitarian Affairs: To learn more about OCHA's activities, please visit https://www.unocha.org/.