Перейти к основному содержанию

Mobilidad Humana en Chile: Coordinación y respuesta de ACNUR, socios y donantes durante 2021

Страны
Чили
+ 5
Источники
UNHCR
Дата публикации
Происхождение
Просмотреть оригинал

INTRODUCCIÓN

Durante 2021, el número de personas refugiadas y migrantes venezolanos en el mundo ascendió a 6,04 millones, y a pesar de la enorme generosidad que han tenido las y los hermanos latinoamericanos durante este proceso, y de las tremendas contribuciones de los gobiernos receptores, como ACNUR sabemos y somos muy conscientes de que la crisis humanitaria venezolana ha impactado tremendamente en las comunidades de acogida, muchas veces llenándolas de temores legítimos por la presión y sobrecarga que se ha generado en los sistemas públicos, entre otras preocupaciones.

Paralelamente, vemos también cómo, a pesar de los esfuerzos de acogida de los países, el desplazamiento de personas refugiadas y migrantes venezolanas no se ha detenido. Por el contrario, en el marco de la pandemia de la COVID-19, la situación de estas personas -especialmente de mujeres, niños, niñas y adolescentes- se ha precarizado aún más: a nivel regional existe una tendencia creciente de personas que se desplazan por caminos y pasos no oficiales, quienes enfrentan condiciones adversas al buscar mejores oportunidades de vida. Por otra parte, desde el punto de vista de la inserción socioeconómica y cultural, la pandemia limitó considerablemente el acceso de las personas refugiadas y migrantes a la obtención de empleos formales y medios de vida para la subsistencia, e incrementó las demostraciones de xenofobia y rechazo hacia las personas provenientes de otros países. Para superar estos desafíos, desde ACNUR confiamos en que el compromiso colectivo sigue siendo esencial. Decimos claramente que esta situación solo podrá ser abordada exitosamente con la solidaridad y cooperación de todos y cada uno de los miembros de la comunidad internacional, así como también con su compromiso para compartir las responsabilidades, tal y como lo propone el Pacto Global sobre Refugiados, potenciando el enfoque de “toda la sociedad” (whole- society-approach).

El año pasado, complementando los esfuerzos de las autoridades, asistimos a más de 98 mil personas y eso no hubiese sido posible sin el apoyo de nuestros donantes y socios, ni sin la articulación con el gobierno, tanto a nivel nacional, como regional y municipal. Es por ello que, para conocer los detalles, construimos este documento que pretende narrar con mayor profundidad el trabajo de ACNUR en Chile.

En el primer capítulo contextualizamos la realidad que vivimos a nivel regional y la respuesta que entregamos a través de nuestra oficina regional en Argentina; en el segundo capítulo exponemos las distintas herramientas empleadas en 2021 para conocer las principales necesidades de las personas refugiadas y migrantes, porque esta crisis aún no ha terminado, y presentará nuevos desafíos durante 2022.

Más adelante, damos cuenta del trabajo coordinado que realizamos con el gobierno de Chile, principalmente, gracias al apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores, al que agradecemos la coordinación, a nivel nacional, regional y local. Cumpliendo nuestro mandato de acompañar y complementar el trabajo que realiza el Estado para proteger a las personas, desde el capítulo 4 en adelante encontrarán el detalle de la respuesta de ACNUR a la situación de movilidad humana en Chile.

Destacamos, además, la importancia de seguir trabajando en conjunto con el Sistema de Naciones Unidas y la Plataforma R4V que, durante 2021, tuvo importantes avances.

Esperamos que este documento sirva de inspiración para todos los actores, no solo para aquellos que trabajan con temas de movilidad humana, sino para todos aquellos que creen que la integración de las personas en su conjunto puede contribuir al desarrollo social, económico y cultural del país.