Saltar al contenido principal

2º informe regional de vulneración de derechos humanos en la Panamazonía - Tejiendo redes de resistencia y lucha en Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela

Países
Brasil
+ 4
Fuentes
Caritas
Fecha de publicación
Origen
Ver original

PRESENTACIÓN

Presentamos el Segundo Informe Regional de la RED ECLESIAL PANAMAZÓNICA (REPAM) de la vulneración de los Derechos Humanos en la Panamazonía después de dos años de los estragos causados por la Covid-19 en el territorio. Es notorio que el número de personas afectadas y fallecidas es significativamente mayor que los registros de la población en general. Los habitantes, en particular de los pueblos originarios, se encuentran más vulnerables por la poca accesibilidad a los servicios de salud pública. El impacto de la pandemia coincide con el deterioro de los Derechos Humanos. Es alarmante el crecimiento de la violencia, el número de víctimas, defensores de las tierras y el medio ambiente, asesinados con impunidad.

Crece la destrucción del bosque tropical por las prácticas extractivistas favoreciendo la lógica de criterios económicos en lugar de la protección y el respeto del territorio y sus habitantes. Hoy es común escuchar a líderes indígenas afirmar que la Amazonía se incendia por el aumento de la violencia, además de los factores del cambio climático.

Tenemos presente la alarmante conclusión del Sínodo de la Amazonía:

La RED ECLESIAL PANAMAZÓNICA (REPAM) es una instancia avalada y co-fundada por las instituciones regionales de la Iglesia Católica: CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano), la CNBB (Conferencia Nacional de Obispos de Brasil mediante su Comisión para la Amazonía), la CLAR (Confederación de Latinoamericana y del Caribe de Religiosas y Religiosos), la Pastoral Social Cáritas de América Latina y del Caribe, y de Conferencias Episcopales y de Religiosos Nacionales, con el apoyo del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral del Vaticano. Subrayamos la recién creada Conferencia Eclesial Amazónica, fruto del Sínodo. La REPAM suma referentes diversos de la Iglesia Católica, y otros grupos y personas de buena voluntad, que trabajan, entre muchas otras cosas, en el acompañamiento y la defensa integral de territorios, grupos vulnerables (con especial atención a indígenas y campesinos), y de sus derechos.

La REPAM busca trabajar en los 9 países (Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela, y la Guyana Francesa como territorio ultramar), que integran la Panamazonía. Estamos acompañados por una diversidad de organizaciones e instituciones territoriales, instancias eclesiales, y redes internacionales con experiencia en Derechos Humanos e Incidencia, y en articulación con universidades católicas o afines en la región.

La REPAM fue fundada en 2014 en comunión con la visión que el Papa Francisco daría más tarde en su Encíclica socio-ambiental “Laudato Si” sobre el cuidado de nuestra Casa Común. Es desde esta vocación que la REPAM anhela continuar su colaboración cercana y de acompañamiento directo y promoción de las poblaciones amazónicas y organizaciones eclesiales, para fortalecer esfuerzos en la defensa integral de este territorio, y de sus múltiples actores criminalizados o amenazados, desde una perspectiva integral de DDHH y desde la Doctrina Social de la Iglesia.

Queremos, fundamentalmente, animar a una reconciliación profunda del espíritu humano. El diálogo complejo, pero tantas veces fecundo, entre los principios fundamentales del cristianismo y los fundamentos que sostienen las premisas de los derechos humanos, requiere una perspectiva de complementariedad, más allá de posturas que impiden el acercamiento. El amor por los demás, que parte de su reconocimiento y anhela su dignificación, se sostiene en el principio de misericordia. El Papa Francisco lo expresa en la Encíclica Fratelli Tutti, “el diálogo es el camino más adecuado para llegar y reconocer el respeto”. Nos invita el Papa a desarrollar una cultura del encuentro para promover la amistad social.

Es por ello que la REPAM, y su núcleo de DDHH, tienen como objetivo convertirse en plataforma para trabajar de forma articulada, constituyendo un proceso para que los actores territoriales sean los promotores en la exigibilidad de sus derechos, y nosotros acompañemos sus búsquedas y luchas. De tal forma, la REPAM sirve como articuladora de fuerzas para conectar los espacios entre el territorio y los de incidencia regional e internacional.

Por tanto, la REPAM ha creado una Escuela especializada para la “promoción, defensa y exigibilidad de los Derechos Humanos en la Panamazonía”, que es el resultado de un discernimiento profundo, a partir de la escucha de los gritos y esperanzas, de encarnarse en ella, de asumir una historia eclesial con luces y sombras, permaneciendo ahí con los que sufren los impactos de este sistema. Este mundo no da más y produce cada vez más “descartables’’ como lo señala el Papa. Esta experiencia de la escucha de la Tierra y el grito de los pobres ha sido clave en el rol de la REPAM en el diálogo con la iglesia de la Amazonía en el Sínodo.

Esta escuela ha sido animada y coordinada, desde su Primera Edición, por la Secretaría Ejecutiva de la REPAM, en su rol de coordinación del núcleo de DDHH, y se ha construido por la suma de esfuerzos de tantas instancias como: el Consejo Indigenista Misionero (CIMI), el Equipo Itinerante Amazónico, el Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica (CAAAP), las Cáritas de Ecuador y España, el Centro de Derechos Humanos de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, asesores especializados (DPLF, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos –CIDH-), y otras instancias, redes internacionales de la Iglesia (congregaciones, universidades, Conferencias Episcopales, Misión Permanente de la Santa Sede en la ONU, agencias y centros especializados) en Washington, Nueva York y Europa. Y, para la segunda edición, contaremos con el apoyo de otros centros sociales y universidades con trabajo en la realidad Panamazónica.

Sin embargo, el trabajo esencial ha sido el de los propios territorios (13 territorios participaron en la Primera Edición de nuestra Escuela que sustenta el presente documento), quienes han participado en los procesos formativos, de réplica, documentación y acciones de incidencia internacional, cada una con distintos ritmos según realidades, posibilidades, y acompañamiento de las instancias locales de REPAM, pero siendo ellos los autores de este importante informe que ha sido integrado y articulado por la Secretaría Ejecutiva y el núcleo de DDHH, sobre todo desde Cáritas España, a quien agradecemos profundamente su participación.

El Sínodo de la Amazonía urge una conversión ecológica para promover el nuevo paradigma de la ecología integral que consiste en proteger el ambiente y defender los derechos de los pobres. La ecología integral no es un camino más, es el único camino posible, no hay otra senda viable para la región. La depredación del territorio viene acompañada del derramamiento de sangre inocente y de la criminalización de los defensores de la Amazonía (Documento Final, 65, 67)

Sirva este documento como instrumento para afirmar nuestra opción preferencial, como Iglesia y REPAM, por los más empobrecidos, amenazados y excluidos, y sea también una afirmación de nuestra intención de abrazar sus esperanzas y reconocer que nuestra misión solamente se habrá cumplido cuando sean ellos los sujetos de su propia historia.