Skip to main content

Comunicado visita conjunta del Sistema de Naciones Unidas en Colombia e Iglesia al departamento de Arauca

Countries
Colombia
Sources
UN Verification Mission in Colombia
Publication date
Origin
View original

Arauca, 30 de marzo de 2022. El Representante Especial del Secretario General y Jefe de la Misión de Verificación de la ONU en Colombia, Carlos Ruiz Massieu; la Coordinadora Residente de Naciones Unidas en Colombia, Mireia Villar Forner; la Representante en Colombia de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Juliette De Rivero; Monseñor Héctor Fabio Henao, Director del Secretariado Nacional de la Pastoral Social; y Monseñor Jaime Cristóbal Abril González, Obispo de Arauca, visitaron conjuntamente el departamento de Arauca ante la preocupación por el recrudecimiento de la violencia en el departamento, donde en los primeros meses del año han sido asesinadas 130 personas y más de 3.000 personas se han desplazado forzosamente.

Durante la visita, los representantes se reunieron con autoridades, sociedad civil y organizaciones de derechos humanos, y se solidarizaron con las comunidades, víctimas, organizaciones de la sociedad civil e instituciones que padecen la situación de violencia en la región. La delegación destacó la importancia de fomentar diálogos asertivos y respetuosos, la necesidad de crear y fortalecer espacios institucionales que permitan dar respuesta a la situación humanitaria y proteger a la población civil, así como el fortalecimiento de las políticas de prevención de la violencia y de la estigmatización, y de impulso de la implementación del acuerdo de paz en el departamento. Todo ello requiere de una institucionalidad fortalecida que lidere procesos de inversión social de apoyo a víctimas y de generación de oportunidades para todas las personas en Arauca.

Los representantes del Sistema de las Naciones Unidas y de la Iglesia reiteraron su compromiso de continuar trabajando para contribuir a que se mejore la situación en Arauca, e hicieron un llamado a los grupos armados a un cese inmediato de la violencia y a respetar el Derecho Internacional Humanitario. También instaron a las autoridades a garantizar espacios de diálogo y mecanismos eficaces para la protección de la vida y de la integridad de quienes habitan el departamento.