Skip to main content

Colombia Panorama de las Necesidades Humanitarias 2022 (Febrero 2022)

Countries
Colombia
+ 1 more
Sources
OCHA
Publication date
Origin
View original

Contexto, choques/eventos, e Impacto de la Crisis

En medio de múltiples desafíos Colombia avanza en la recuperación socioeconómica causada por el impacto de la pandemia por la COVID-19. Dicho impacto se refleja en una emergencia sanitaria que se extendió durante más de un año (desde marzo de 2020) y una consecuente recesión económica. Sin embargo, gracias a las medidas de respuesta rápida basada en políticas públicas adaptadas y dirigidas a proteger la vida, medios de subsistencia y a apoyar la economía de millones de personas, la reactivación económica ha permitido que casi se alcancen rápidamente los niveles de estabilidad y crecimiento económico que se tenían a finales de 2019 en algunos sectores. A pesar de este progreso a lo largo de 2021 persisten retos que ya existían antes de la pandemia, los cuales siguen siendo factores de vulnerabilidad y necesidades, y que se prevé continúen en 2022.

Es así como, a cinco años de la firma del Acuerdo Final con la extinta guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP), se propició un alivio humanitario durante varios años en algunas regiones (2012 – 2017) en relación con décadas previas. Lo anterior ha instado a consolidar los avances y seguir haciendo frente a los retos; sin embargo, existe una fragilidad particular por las nuevas dinámicas de la violencia y las víctimas de ésta que continúan en las zonas más afectadas por el conflicto (ZOMAC).

La presencia, expansión, reconfiguración y el fortalecimiento de los grupos armados no estatales (GANE)6 y otras organizaciones criminales, continúan agravando las necesidades humanitarias de personas que ya viven en condiciones de vulnerabilidad y habitan zonas rurales apartadas e incluso urbanas de varias regiones del país como el Pacífico, noroccidente y centro-sur incluyendo zonas fronterizas con Venezuela, Ecuador, Panamá y Brasil. Dichos grupos tienen intereses en controlar los territorios y las comunidades en donde ejecutan diversas economías ilícitas que permiten el financiamiento de sus actividades.

Adicionalmente, existen otros impulsores que exacerban las consecuencias humanitarias, entre los cuales se destacan: el incremento de cerca del 100 por ciento (en comparación con 2020), en el número de afectados por inundaciones causadas por las temporadas de lluvias de 2021, el aumento de personas afectadas y damnificadas por el paso de dos huracanes por el Caribe colombiano a finales de 2020, principalmente el huracán Iota de categoría cinco y el inicio del fenómeno de La Niña. No obstante, aunque los indicadores macroeconómicos se están recuperando, las consecuencias de la COVID-19 en términos de pobreza, desigualdad e inseguridad alimentaria a nivel familiar persisten. Al escenario expuesto, se suma la recepción de al menos 1,8 millones de refugiados y migrantes provenientes de Venezuela, cuya llegada, tránsito y permanencia en el país continuó a pesar de los cierres de los puntos de control migratorio decretados entre 2020 y 2021 a raíz de la emergencia sanitaria, y que de acuerdo con las proyecciones para diciembre de 2022 alcanzará los 2,45 millones de personas; así mismo, el flujo masivo y acelerado de personas en movimientos migratorios transcontinentales que hacen tránsito por el país, ha registrado cifras récord en 2021, donde se presentan riesgos de protección frente a diferentes hechos relacionados con la situación interna del país.

UN Office for the Coordination of Humanitarian Affairs: To learn more about OCHA's activities, please visit https://www.unocha.org/.