Aller au contenu principal

Comunidades indígenas de El Bagre avanzan en su reparación integral

Pays
Colombie
Sources
Govt. Colombia
Date de publication
Origine
Voir l'original

Gracias a la Reparación Colectiva que implementa la Unidad para las Víctimas, las comunidades indígenas mejoran sus procesos organizativos en Antioquia.

ANTIOQUIA›EL BAGRE

Con una inversión de 60 millones de pesos, miembros de comunidad indígena del pueblo zenú, de los resguardos Los Almendros y El 90 recibieron 12 computadores, dos impresoras, dos video proyectores y dos vallas (ubicadas al ingreso de sus resguardos). Dotación tecnológica contemplada como medida de reparación colectiva que implementa la Unidad para las Víctimas en este municipio, con el fin de fortalecer su capacidad organizativa e identidad propia.

Estas comunidades de la subregión del Bajo Cauca antioqueño realizaron rituales, bailes y cantos tradicionales retomando sus prácticas culturales, como símbolo de agradecimiento tras recibir estos elementos, como garantías de no repetición contemplados en la Ley 1448.

Durante este año, estos resguardos también recibieron por parte de la entidad bastones de mando, chalecos, linternas, pañoletas, camilla de primeros auxilios, capas plásticas favoreciéndolos para poder realizar su trabajo diario de guardias ambientales y protección a la tierra, como señal del resarcimiento de las pérdidas y daños causados por los grupos armados en su territorio.

Zaira Araujo miembro del resguardo 'Los Almendros' dijo que “nos sentimos muy satisfechos por lo elemento que nos están entregando, ya que nos sentimos identificados y como guardia indígena podemos entrar y realizar nuestras actividades mucho más protegidos”.

Frente a este tema, la Directora (e) de la Unidad para las Víctimas en Antioquia, María Cristina Carreño aseguró que “estas entregas hacen parte de las medidas que contempla la Ley 1448, con el objetivo de reestablecer sus derechos que en algún momento se vieron afectados por el conflicto armado”.

La funcionaria agregó también que “estas comunidades tan alejadas y de difícil acceso a sus territorios fueron las más afectadas por el conflicto, debido a eso estamos avanzando en su proceso de reparación integral con elementos que mejoren sus condiciones y permanencia en sus territorios”.

Otras acciones

Dentro del plan de reparación colectiva, también se contemplaron algunos encuentros con otras guardias indígenas a nivel nacional garantizando espacios de encuentro con el fin de que puedan intercambiar experiencias garantizando su participación.

Así mismo estas comunidades han participado de dos festivales gastronómicos y culturales del Bollo, fiesta tradicional del pueblo zenú en el que participaron alrededor de 600 víctimas del conflicto armado radicadas en esta zona, y que están contempladas en el plan de reparación colectiva que fue concertado previamente con ellos mismos.

Nuri Rivera, docente del resguardo los Almendros participó de este festival, por lo que dijo que “este festival es en homenaje a nuestra parte ancestral y a nuestra sabia Petrona Montalvo, lo hacemos con el fin de fortalecer el proceso cultural y la pervivencia como indígenas Zenú en el resguardo”.

También se realizó la conmemoración del resguardo como otra “medida de satisfacción, incluida de igual manera en el Plan de Reparación Colectiva, "para nosotros es importante que nuestra cultura permanezca en el tiempo, por eso la participación de los niños y jóvenes dentro de estas festividades, que ayuden a ir recuperando las prácticas culturales", añadió Rivera.

Además de este plan de reparación colectiva, el municipio de El Bagre fue priorizado por la política de Paz con Legalidad del Gobierno y los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), la Unidad para la Reparación a las Víctimas ha invertido casi 25.000 millones de pesos en ayuda humanitaria, proyectos de infraestructura social y la indemnización de cerca de mil personas afectadas por hechos victimizantes durante el conflicto armado.

La Unidad para las Víctimas también implementa otros dos planes de reparación colectiva en este mismo municipio, en la comunidad Afro de Chaparrosa, Nueva Esperanza y Villa Grande, y la comunidad campesina de Puerto López, ambos han recibido dotaciones de instrumentos, dotaciones de mobiliario para escuelas, maquinaria para proyectos productivos y acciones del componente sicosocial, acciones que dan muestra de la reparación integral a sobrevivientes de la violencia en esta subregión del departamento.

Fin/SMC/CP