Saltar al contenido principal

En el 2021 se cerró en el Cesar el primer plan de reparación étnico de Colombia

Países
Colombia
Fuentes
Govt. Colombia
Fecha de publicación
Origen
Ver original

En el balance, la territorial Cesar – La Guajira de la Unidad para las Víctimas se ubica como la cuarta con mayor entrega de indemnizaciones a nivel nacional.

LA GUAJIRA›RIOHACHA

La Territorial Cesar-La Guajira de la Unidad de Víctimas cerró la vigencia 2021 con la intervención de 25 sujetos de reparación colectiva a lo largo y ancho de los dos departamentos.

De acuerdo con el director territorial, Víctor Hugo Mosquera Galvis, de esos 25 planes, se logró el cierre total del 100 % de las medidas en cinco sujetos; cuatro campesinos y uno étnico, el único que se cierra en Colombia.

Se destaca que ese sujeto de reparación étnico es el pueblo de Guacoche, una comunidad negra asentada a orillas del río Cesar muy cerca de Valledupar. Esta fue una población que se formó gracias a la emancipación de los negros esclavos africanos que escapaban del yugo español.

“Estos sujetos ya quedan protocolizados al cierre de este año con un PIRC (plan de reparación integral) aprobado y consultado con las comunidades y queda aún mucho trabajo con la implementación, lo que no será un problema porque contamos con un equipo altamente comprometido, no solo en el pilar de reparación”, dijo Mosquera Galvis.

La cuarta territorial en desembolsos

Esta territorial, que atiende a más de 500 mil víctimas de los departamentos de Cesar y La Guajira en el extremo norte de Colombia, hizo un cierre con una destacable cifra por reparaciones individuales. Con más de $60 mil millones entregados por concepto de reparaciones administrativas, se benefició a 6.800 personas, víctimas priorizadas tal como lo determinaron los criterios para tal fin.

En el gobierno del presidente Iván Duque, y bajo la alta dirección de Ramón Rodríguez, en esta región del país se entregaron a las víctimas recursos por el orden de los $167 mil millones, impactando de manera positiva a 19.523 personas, superando lo que en la misma materia se había logrado en los dos períodos del gobierno anterior.

El hecho victimizante que más prevaleció y fue objeto de reparación individual en Cesar y La Guajira es el desplazamiento forzado, aventajando al homicidio y la desaparición forzada: “importante destacar que todas nuestras entregas fueron acompañadas de la estrategia de inversión adecuada de recursos para que nuestras víctimas orientaran su inversión y dinamizaran la economía; así como ‘que no le echen cuentos’, para evitar que inescrupulosos se apropiaran de ese derecho ya adquirido”, destacó Mosquera Galvis.

Cierre del primer plan retorno de Colombia

La Dirección Territorial Cesar – La Guajira cerró el 2021 con 18 planes no étnicos actualizados a la fecha según los últimos comités territoriales de justicia transicional. De estos 18 planes, 14 se encuentran ubicados en el departamento del Cesar y cuatro en La Guajira.

Durante el 2021 fueron aprobados cinco planes de retornos no étnicos, cuatro de ellos en el Cesar: corregimiento de Villa Germania en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta en jurisdicción de Valledupar, al igual que el corregimiento de Azúcar Buena; corregimiento de Minguillo en La Paz; Saloa en Chimichagua y comunidad Farias Los Tamacos en el sector de El Molino, La Guajira.

En lo que corresponde a esquemas especiales de acompañamiento comunitario (EEAC)., en la vigencia que se cierra se aprobaron 24 para nueve municipios, siete del Cesar y dos de La Guajira; de esos esquemas fueron entregados 18, en su gran mayoría de fortalecimiento de unidades productivas de ganadería, para la cría de especies menores como avicultura, pollos de engorde, gallinas ponedoras y porcinos; de igual forma se apoyó con proyectos agropecuarios, insumos agropecuarios para fortalecer la seguridad alimentaria y dinamizar la economía; pero además se dotaron puestos de salud en las zonas rurales.

Un capítulo aparte y especial corresponde a los esquemas especiales de acompañamiento familiar: se entregaron 168 de estos esquemas en los municipios de Manaure, La Paz y La Jagua de Ibirico, en el Cesar, y Fonseca, en la Guajira, por un valor total de $935 millones. “Estos esquemas fueron entregados a familias que prácticamente el conflicto los dejó sin nada y que luego de un desplazamiento están retornando a sus sitios de origen”, agregó Víctor Hugo Mosquera, director territorial.

La unidad abraza a las víctimas

Con este lema se tituló la campaña de atención al ciudadano que la territorial Cesar – La Guajira adelantó en la vigencia que se cierra. Cuando las víctimas no pueden ser contactadas telefónicamente ni acuden a los CRAV o PAV, en esta territorial se va en su búsqueda.

Es así como en el 2021 se desarrollaron 69 jornadas de atención en ambos departamentos, superando casi cuatro veces lo que, por la pandemia, se logró en el 2020. En esta vigencia se tuvieron 2.293 solicitudes y se atendió a 1.270 personas de manera presencial, con un promedio de 47 víctimas por día para cada orientador y un número de 67 solicitudes.

En el componente de atención humanitaria, medida de asistencia dirigida a las personas y hogares víctimas para mitigar las carencias en alojamiento temporal y alimentación básica, durante el 2021 en el Cesar se beneficiaron 3.733 hogares con 3.746 giros por un valor de $2-201 millones; en La Guajira fueron atendidos 2.365 hogares para 2.367 giros por $1.429 millones.

Es importante destacar que en la vigencia que cierra se realizó la construcción del Punto de Atención a Víctimas de Pueblo Bello, municipio enclavado en la Sierra Nevada de Santa Marta, de prevalencia indígena por cobijar a los pueblos indígenas arhuaco y wiwas y donde hay innumerables víctimas.

Juc/COG