Saltar al contenido principal

ACAPS Informe temática: Colombia - Análisis regional de necesidades: Chocó, 22 diciembre 2021

Países
Colombia
+ 1
Fuentes
ACAPS
Fecha de publicación

Tras la desmovilización de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP) como resultado del Acuerdo de Paz con el Gobierno colombiano en 2016, se desarrollaron tres dinámicas en Chocó:

(1) En el sur del departamento, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) mantuvo el control de la mayoría de los municipios; (2) al norte, en el Urabá chocoano, las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) se enfrentaron a otros grupos armados (como el Bloque Virgilio Peralta Arenas, también conocido como Los Caparros, y el ELN) y se consolidaron como el actor hegemónico; (3) en el centro del departamento, se disputaron territorios entre AGC y ELN.

En 2020-2021, estas dinámicas cambiaron cuando las AGC intentaron expandirse hacia el centro y el sur del departamento, provocando nuevos enfrentamientos con el ELN. Como resultado, se ha producido un aumento del desplazamiento forzado, el confinamiento, los homicidios y otras manifestaciones de violencia contra la población civil

MENSAJES CLAVE

  • En 2020, el proceso de expansión del AGC hacia el sur del departamento ha provocado múltiples enfrentamientos en las subregiones del Alto Atrato, Baudó, Litoral del Pacífico, Medio Atrato y San Juan. Las principales consecuencias son el confinamiento de las poblaciones y el desplazamiento forzado.

  • Durante el confinamiento, las poblaciones pierden el acceso a sus medios de subsistencia (pesca y agricultura) y sufren la falta de seguridad y protección alimentaria. Aunque la inseguridad alimentaria no es una consecuencia directa del conflicto armado en el Chocó, el confinamiento la agrava.

  • No todos los confinamientos son el resultado de órdenes de los grupos armados o de enfrentamientos; también pueden ser el resultado de la presencia de minas terrestres o de decisiones de la comunidad para proteger a su(s) miembro(s).

  • Las comunidades indígenas y afrodescendientes se ven particularmente afectadas por la violencia en el Chocó ya que habitan territorios estratégicamente ubicados para la recolección y transporte de clorhidrato de cocaína y realizan actividades que los grupos armados buscan explotar (como la minería artesanal).