Aller au contenu principal

América Latina y el Caribe - Panorama regional de la seguridad alimentaria y nutricional 2021: Estadísticas y tendencias

Pays
Haïti
+ 32
Sources
FAO
+ 5
Date de publication
Origine
Voir l'original

RESUMEN:

En los últimos años, diversos factores han desviado al mundo del camino hacia la erradicación del hambre, la inseguridad alimentaria y todas las formas de malnutrición para 2030, y la pandemia del COVID-19 ha exacerbado esta tendencia. América Latina y el Caribe no es una excepción. Esta edición del Panorama Regional de la Seguridad Alimentaria y Nutricional 2021: Estadísticas y Tendencias, revela un escenario sombrío para el futuro. En 2020, 59,7 millones de personas en la región padecían hambre, y entre 2019 y 2020 la prevalencia del hambre en América Latina y el Caribe aumentó en 2 puntos porcentuales. Gran parte de esto se explica por el impacto de la pandemia del COVID-19, que redujo los ingresos de millones de personas en la región. Sin embargo, esta no es la única razon, ya que las cifras de hambre en la región llevan seis años consecutivos de crecimiento.

PRÓLOGO

La alimentación es fundamental para el desarrollo de las personas a lo largo de su vida. El hambre y la pobreza impiden el goce de los derechos fundamentales.

En los últimos años, diversos factores han desviado al mundo del camino hacia la erradicación del hambre, la inseguridad alimentaria y todas las formas de malnutrición para 2030, como parte de la Agenda de Desarrollo Sostenible. La pandemia del COVID-19 ha exacerbado esta tendencia, y nuestra región no es una excepción.

Esta edición del Panorama Regional de Seguridad Alimentaria y Nutrición 2021: Estadísticas y Tendencias revela un escenario sombrío para el futuro de la región. En 2020, 59,7 millones de personas padecían hambre. Entre 2019 y 2020, la prevalencia del hambre en América Latina y el Caribe aumentó en 2 puntos porcentuales, lo que significa que 13,8 millones de personas más sufrieron hambre que en 2019.

En el mismo período, el aumento de la inseguridad alimentaria moderada o severa fue aún más pronunciado, con 9 puntos porcentuales. El 41% de la población de la región padece inseguridad alimentaria moderada o severa, lo que se traduce en 267 millones de personas cuyo derecho humano a la alimentación se ve afectado.

No cabe duda de que gran parte de esta situación puede atribuirse al impacto de la pandemia de COVID-19, que redujo los ingresos de millones de personas en la región. Sin embargo, la pandemia no es la única responsable de todos estos contratiempos, ya que las estadísticas regionales del hambre llevan seis años consecutivos aumentando.

En la región, uno de cada cuatro adultos sufre de obesidad. El sobrepeso infantil ha aumentado en los últimos 20 años y es mayor que la media mundial, afectando a 7,5% de los niños menores de cinco años en 2020. El sobrepeso y la obesidad tienen importantes repercusiones económicas, sociales y sanitarias en los países, ya que provocan una reducción de la productividad y un aumento de la discapacidad y la mortalidad prematura, así como un incremento de los costos de atención y tratamiento médico.

Las estadísticas indican que estamos retrocediendo en la lucha contra el hambre. Hemos vuelto a los niveles de hace 15 años, y estamos perdiendo la batalla contra todas las formas de malnutrición. Queda mucho por hacer para garantizar una alimentación saludable a toda la población a lo largo de su vida.

Si no hacemos cambios rápidos y sustanciales, los países de la región no lograrán alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 2: "Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible" y el ODS 3: "Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades."

No podremos revertir estas tendencias a menos que transformemos nuestros sistemas agroalimentarios para hacerlos mas eficientes, resilientes, inclusivos y sostenibles para proporcionar una dieta saludable a todos y todas, sin dejar a nadie atrás. Ese fue el objetivo de la Cumbre de Sistemas Alimentarios de las Naciones Unidas celebrada en septiembre de 2021, convocada por el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, que reunió a 23 Estados miembros de América Latina y el Caribe para debatir cómo llevar a cabo una transformación que beneficie a las comunidades más vulnerables.

El objetivo de las cinco agencias de las Naciones Unidas que están detrás de esta publicación es contribuir a la transformación de los sistemas agroalimentarios mediante la medición y el seguimiento de los indicadores de seguridad alimentaria y nutricional, para promover la formulación e implementación de políticas basadas en la evidencia con un enfoque de sistemas agroalimentarios.

Los datos y las conclusiones incluidas en esta publicación contribuirán al diálogo político para la recuperación post-pandémica, que es fundamental para cerrar las brechas de igualdad y cumplir con los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Julio A. Berdegué
Representante Regional para América Latina y el Caribe, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)

Carissa F. Etienne
Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Directora de la Oficina Regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para las Américas

Lola Castro
Directora Regional del Programa Mundial de Alimentos (WFP) para América Latina y el Caribe

Jean Gough
Director del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) para América Latina y el Caribe

Rossana Polastri
Directora Regional de la División de América Latina y el Caribe del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA)