Перейти к основному содержанию

OIM fortalece el Puesto de Salud ‘La Parada’ para que brinde una atención humanizada y diferencial a nacionales venezolanos

Страны
Гондурас
Источники
IOM
Дата публикации
Происхождение
Просмотреть оригинал

La Parada es uno de los nueve puestos de salud en Colombia que han sido priorizados para brindar una atención en salud con enfoque diferencial étnico, poblacional y de género que integra servicios para nacionales venezolanos, colombianos retornados y comunidades de acogida, permitiendo la integración y el acceso equitativo.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en articulación con la Empresa Social del Estado (ESE) Hospital Jorge Cristo Sahium, hizo la entrega del proceso de fortalecimiento a las capacidades institucionales del Puesto de Salud “La Parada”, ubicado en el corregimiento del mismo nombre en Villa del Rosario, Cúcuta. Lo anterior, con el objetivo de contar con un espacio que brinde atención en salud humanizada y diferencial a nacionales venezolanos, colombianos retornados y miembros de comunidades de acogida.

La entrega contó con la presencia de la Gobernación y la Alcaldía de Norte de Santander, Gerencia de Fronteras, representantes de USAID Colombia y la Jefe de Misión de la OIM.

Esta acción se encuentra en el marco de la actividad “Puestos de Salud fortalecidos para la atención diferencial a población refugiada y migrante venezolana, colombianos retornados y comunidades receptoras”, que cuenta con el apoyo del Programa de Estabilización Comunitaria (CSA) de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Por medio de esta iniciativa, se potenció a la Instituciones Prestadoras de Salud (IPS) La Parada con la adecuación y dotación de sus espacios físicos, el fortalecimiento de procesos de atención en salud con calidad desde un enfoque diferencial y la implementación de una política de atención humanizada en salud.

En el marco de esta entrega, la jefe de Misión de OIM en Colombia, Ana Durán-Salvatierra resaltó la importancia de la gestión y la coordinación para el acceso equitativo a la salud por parte de poblaciones refugiadas y migrantes como un aspecto de ““especial relevancia en contextos de crisis que afectan, principalmente, a las poblaciones más vulnerables. Por ello, resaltamos el desarrollo de estrategias encaminadas a fortalecer la gestión de la salud pública y la coordinación de esfuerzos de las autoridades locales, hospitales y otros actores para brindar servicios de calidad con enfoque de derechos, de género y étnico”.

Entre marzo y junio de 2021, en La Parada se atendieron 1.443 nacionales venezolanos y colombianos. El doctor Duban Marcell Martínez Méndez, gerente del Hospital Jorge Cristo Sahium, destacó este proceso.

Para fortalecer las capacidades técnicas del talento humano de la IPS La Parada, se realizaron seis encuentros y talleres orientados a la adopción e implementación de una política de humanización de servicios de salud desde un enfoque diferencial. Los talleres denominados “Salud humanizada para dejar huellas” se centraron en la restructuración, adaptación e implementación de la ruta de atención materno perinatal, ruta de atención al joven, prevención de infecciones y salud mental, trabajo en equipo, comunicación efectiva y prevención de desgaste laboral.

Kelly Nataly Acosta es nacional venezolana, trabaja en La Parada como auxiliar de enfermería y asegura que los beneficios de este proceso han sido muy importantes porque fortalecieron las capacidades de atención de los profesionales de esta IPS en favor de la comunidad.

Esta acción en La Parada también permitió el fortalecimiento de capacidades de 761 nacionales venezolanos y de la comunidad de acogida con actividades educativas en pautas de crianza, alimentación complementaria, medidas de bioseguridad, técnicas dirigidas a fomentar la socialización, normalización y expresión de las emociones y su relación con la pandemia.

También se generaron espacios protectores de escucha activa en relación con las afectaciones emocionales generadas por la pandemia y se promovieron acciones informativas a través de actividades lúdicas que sensibilizaron sobre la importancia del lavado de manos y el uso correcto de elementos de protección personal para evitar el contagio por COVID-19.

Edumarlis Campo y Nataly Cuellar son nacionales venezolanas que recibieron atención en salud en el Puesto de Salud La Parada. Ambas destacan la calidad y trato amable en los servicios de salud.

Gracias al proyecto se fortalecieron nueve centros de salud en Atlántico, La Guajira, Cesar, Santander y Norte de Santander.

Sobre este aspecto, la jefe de Misión de OIM en Colombia, Ana Durán-Salvatierra, destacó: “Hoy son nueve puestos de salud cuyos procesos de atención han sido fortalecidos con la incorporación del enfoque diferencial, sensible a la migración para una atención en salud más humanizada y de calidad. Estos espacios se encuentran ubicados en territorios estratégicos por las dinámicas reportadas frente de los flujos migratorios mixtos provenientes de Venezuela”.

Este Puesto de Salud está a unos 800 metros del Puente Internacional Simón Bolívar, lugar donde en los últimos años se ha presentado el mayor flujo migratorio entre Venezuela y Colombia, lo que ha generado el incremento de la demanda de la atención en salud por parte de la población refugiada y migrante.

Por ello, la acción que realiza la OIM es vital y estratégica. Gracias al apoyo de la cooperación internacional, se ha logrado avanzar en el fortalecimiento de capacidades del recurso humano, la mejora en los procesos de calidad en la atención en salud, la dotación de insumos y equipos biomédicos y la adecuación de espacios físicos. Todo esto con el fin de acercar la salud a la población refugiada y migrante, para que nadie se quede atrás.