Aller au contenu principal

COVID-19 y el delito: el impacto de la pandemia en la trata de personas

Pays
Monde
Sources
UNODC
Date de publication
Origine
Voir l'original

Viena, 8 de julio - Un nuevo estudio publicado hoy por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) ilustra el impacto devastador del COVID-19 en las víctimas y sobrevivientes de la trata de personas y destaca el aumento de la focalización en y la explotación de los niños

El estudio evalúa además cómo las organizaciones de primera línea respondieron a los desafíos planteados por la pandemia y continuaron brindando servicios esenciales a pesar de las restricciones.

Mientras tanto, los traficantes se aprovecharon de la crisis mundial, capitalizando la pérdida de ingresos de las personas y la mayor cantidad de tiempo que tanto los adultos como los niños pasaban en las redes.

"La pandemia ha aumentado las vulnerabilidades a la trata de personas, al tiempo que hace que la trata sea aún más difícil de detectar y ha dejado a las víctimas con dificultades para obtener ayuda y acceso a la justicia", dice la Directora Ejecutiva de la UNODC, Ghada Waly.

"Este estudio es un nuevo e importante recurso para los encargados de formular políticas y los profesionales de la justicia penal, ya que examina estrategias exitosas para investigar y enjuiciar la trata de personas en tiempos de crisis. También ofrece recomendaciones sobre cómo apoyar a las víctimas y los socorristas de primera línea, así como el fomento de la resiliencia ante futuras crisis.".

La publicación muestra que las medidas para frenar la propagación del virus aumentaron el riesgo de trata para las personas en situaciones vulnerables, expusieron a las víctimas a una mayor explotación y limitaron el acceso a los servicios esenciales para los sobrevivientes de este delito.

"Los traficantes se aprovechan de las vulnerabilidades y a menudo atraen a sus víctimas con falsas promesas de empleo", explica Ilias Chatzis, Jefe de la Sección de Trata de Personas y Tráfico de Migrantes de la UNODC, que desarrolló el nuevo estudio.

"La pandemia ha provocado importantes pérdidas de puestos de trabajo en muchos sectores y esto crea oportunidades para que las redes delictivas se aprovechen de las personas desesperadas", agrega.

El estudio revela que los niños son cada vez más el objetivo de los traficantes que utilizan las redes sociales y otras plataformas en línea para reclutar nuevas víctimas y se benefician del aumento de la demanda de materiales de explotación sexual infantil.

"Los expertos que contribuyeron a nuestro estudio han manifestado su preocupación sobre el aumento de la trata de niños. Los niños son víctimas de la trata con fines de explotación sexual, matrimonio forzado, mendicidad forzada y delincuencia forzada", afirma el Sr. Chatzis.

Debido a los bloqueos y las limitaciones de los servicios de lucha contra la trata, las víctimas tienen incluso menos posibilidades de escapar de sus traficantes.

Con las fronteras cerradas, muchas víctimas de trata rescatadas se han visto obligadas a permanecer durante meses en albergues en los países donde habían sido explotadas en lugar de regresar a sus casas.

Los servicios esenciales que brindan el apoyo y la protección de los que dependen las víctimas se redujeron o incluso se detuvieron.

"Cuando las víctimas rescatadas se recuperan de su terrible experiencia, suelen necesitar asistencia regular como parte del proceso de rehabilitación y reintegración. Esto podría ser atención médica, asesoramiento, asistencia legal o acceso a oportunidades de educación y empleo", afirma Ilias Chatzis de UNODC.

"En muchos casos, esto simplemente se detuvo, poniendo a los sobrevivientes de la trata en riesgo de volver a traumatizarse o incluso volver a ser víctimas de la trata, especialmente aquellos que habían perdido sus trabajos y de repente estaban desempleados y desamparados", agrega.

Aunque muchas partes del mundo se paralizaron, la pandemia de COVID no frenó la trata de personas.

"El crimen prospera en tiempos de crisis y los traficantes se adaptaron rápidamente a la 'nueva normalidad'. Respondieron al cierre de bares, clubes y salones de masajes, donde puede ocurrir la explotación, simplemente trasladando su negocio ilegal a propiedades privadas o en línea", agrega.

En algunos países, los agentes de policía de unidades especializadas en la lucha contra la trata fueron reasignados de sus funciones habituales para controlar los esfuerzos nacionales para frenar la propagación del COVID, brindando a los traficantes la oportunidad de operar con menos riesgo de ser detectados.

"La pandemia nos ha enseñado que necesitamos desarrollar estrategias sobre cómo continuar las actividades contra la trata de personas a nivel nacional e internacional, incluso durante una crisis. Esperamos que los hallazgos de nuestro estudio y sus recomendaciones contribuyan a ello", dice Ilias Chatzis.