Aller au contenu principal

Cáritas destina 400.000 € a ayudas para desplazados en R.D. Congo, Sur Sudán, Mozambique, Nicaragua e Indonesia

Pays
RD Congo
+ 4
Sources
Caritas
Date de publication
Origine
Voir l'original

Uno de los ejes de la cooperación internacional de Cáritas es el apoyo a comunidades en movilidad debido a conflictos o desastres.

Cáritas Española ha aprobado en los dos últimos meses diversas partidas por un importe de 400.000 euros para apoyar sendas intervenciones urgentes de ayuda humanitaria para las comunidades desplazadas a causa de los desastres naturales o la violencia en la República Democrática del Congo, Sur Sudán, Mozambique, Nicaragua e Indonesia.

El apoyo a los programas de acompañamiento a las necesidades de las personas desplazadas por parte de las Cáritas locales es uno de los ejes de la acción que realiza Cáritas Española en el ámbito de la cooperación internacional y que, de manera prioritaria, se dirige hacia aquellas comunidades más vulnerables y se quedan al margen de las ayudas oficiales.

R.D. Congo

El desastre natural provocado en mayo pasado por una nueva erupción del volcán Nyaragongo, en la región el Kivu Norte, ha añadido precariedad a una población local castigada por una situación de violencia casi endémica y el flagelo del brote de ébola del verano pasado.

La situación de extrema vulnerabilidad de los miles de desplazados a causa de la erupción puso en marcha la respuesta inmediata de Cáritas Bukavu para prestar ayuda humanitaria de emergencia a 400 familias que huyeron de los barrios de Goma afectados por la orden de evacuación decretada por el gobernador militar de la región de Kivu del Norte. Muchos de estas personas han sido acogidas por otras familias en una zona que, en el último año, han recibido también a muchos otros desplazados a causa los enfrentamientos entre ejército y grupos armados en las altas llanuras de Kalehe.

Cáritas Española ha apoyado con una partida de 16.000 euros el plan de emergencia de Cáritas Bukavu para distribuir a los afectados lotes de artículos no alimentarios básicos y una pequeña cantidad en efectivo que les permitan comprar alimentos en el lugar de acogida o para emprender la vuelta a casa. Este programa humanitario, que tiene un presupuesto total de 35.000 euros, se puso en marcha el pasado 10 de junio y se prolongará hasta el 10 de agosto.

En el marco de esta emergencia, Cáritas Española ha decidido reforzar un proyecto de consolidación de la alerta humanitaria en Kivu del Sur que viene desarrollándose en la región para fortalecer las capacidades de las comunidades locales a la hora de identificar con la debida antelación las situaciones de riesgo de emergencia a fin de mejorar la coordinación de las respuestas y la movilización de la red Cáritas en la zona.

En el ciclo anterior del proyecto se movilizaron un total de 2 millones de euros para apoyar las distintas alertas transmitidas, lo que significa el éxito de una iniciativa cuyo objetivo es movilizar recursos, a través de su monitorización en el terreno, para las pequeñas crisis olvidadas que azotan la zona de Kivu del Sur, además de mejorar la eficacia de las respuestas a las necesidades de poblaciones afectadas.

Para la nueva fase de esta intervención, que se centrará fundamentalmente en las Diócesis de Bukavu y Kasongo, Cáritas Española ha destinado 112.350 euros.

Sur Sudán

Otro de los retos de asistencia humanitaria que afronta la realidad africana es la crisis generada por el conflicto en Torit y Yei, regiones de Sur Sudán, y que ha provocado una crisis de seguridad alimentaria y de medios de subsistencia, tanto a la población desplazada como a las familias más vulnerables de las comunidades de acogida.

Cáritas Sur Sudán lleva a cabo desde el pasado mes de junio, un amplio programa de respuesta humanitaria para 1.200 hogares en la zona dirigido a mejorar la alimentación y los medios de vida de la población desplazada y las comunidades de acogida en condiciones más precarias. Las actividades previstas se prolongarán hasta el 31 de enero de 2021.

Cáritas Española ha apoyado esta emergencia un fondo de 95.000 euros aportados íntegramente por el Cabildo de Gran Canaria.

Mozambique

La provincia de Cabo Delgado de este país africano, sumida en un conflicto armado desde octubre 2017, atraviesa desde hace un año la más sangrienta ola de violencia extremista que ha originado el desplazamiento de miles de personas a las que Cáritas Pemba intenta dar respuesta.

Dentro del plan de asistencia humanitaria de la Cáritas local se ha proyectado la construcción de 50 viviendas de acogida permanente en el distrito de Mecufi, en la provincia de Cabo Delgado, con vistas a aliviar el hacinamiento que las familias de desplazados --en un 90% mujeres y niños--- padecen actualmente y cuyas precarias condiciones de vida se han puesto aún más de manifiesto con las últimas lluvias.

Cáritas Española ha aprobado un fondo de 55.958 euros para financiar este programa de viviendas, de los cuales 41.313,50 euros han sido aportados por el Gobierno balear.

Este proyecto es un primer paso de una estrategia a corto y medio plazo que se está desarrollando junto con Caritas Portuguesa para responder en la situación de emergencia que viven en Cabo Delgado desde principios de 2020.

Nicaragua

Loa efectos de los huracanes Eta e Iota, que en noviembre pasado asolaron buena parte del istmo centroamericano, siguen reclamando la respuesta humanitaria de las Cáritas locales para asegurar los medios de vida de familias en serio riesgo nutricional y sanitario. Este es el caso de las comunidades que habitan en la cuenca media y baja del Río Coco, en Nicaragua.

Cáritas Nicaragüense desarrolla actualmente en esa zona un programa de rehabilitación temprana de 200 familias afectadas pertenecientes a 6 comunidades asentadas en los municipios Murra y Wiwili de la cuenca del rio Coco, pertenecientes a las diócesis de Estelí y Jinotega. Los ejes de este proyecto se centran en recuperar unos medios de vida que proporcionen a estas familias ingresos económicos básicos; garantizar su seguridad alimentaria y nutricional, en especial la de los niños y mujeres embarazadas; y proporcionar acceso al agua potable y saneamiento.

Cáritas Española ha destinado a este proyecto, que se puso en marcha en marzo pasado y estará operativo hasta finales de febrero de 2022, un total de 66.437,42 euros.

Indonesia

La última de las partidas liberadas por Cáritas Española en los últimos meses con el objetivo de responder a las necesidades de las personas desplazadas tiene como escenario la región central de Sulawesi, en Indonesia. Es ahí donde la Cáritas local (Karina) lidera la construcción de 60 viviendas permanentes para familias vulnerables de las comunidades de Ape Maliko y Taripa, afectadas por el maremoto de 2018 y que, a pesar de los años transcurridos, no han accedido a la ayuda que prestó el gobierno y que persisten en situación de pobreza viviendo en albergues temporales.

Cáritas Indonesia ha lanzado un llamamiento de emergencia para recabar fondos que permitan financiar este proyecto, que cuenta con un presupuesto de 354.741 euros y de los cuales 50.718 han sido aportados por Cáritas Española.

La construcción de viviendas, ubicadas en la Diócesis de Manado, comenzó el pasado 1 de junio y se prevé que haya finalizado el 31 de mayo del próximo año.