Saltar al contenido principal

Honduras: Tormentas Tropicales Eta e Iota - Informe de Situación No. 10 (al 14 de abril 2021)

Países
Honduras
Fuentes
UNCT Honduras
+ 1
Fecha de publicación

Este informe es elaborado por la Oficina de la Coordinadora Residente y la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), en colaboración con las agencias, fondos y programas del Sistema de las Naciones Unidas, y Organizaciones miembros del Equipo Humanitario de País (EHP). El enfoque es el trabajo del Sistema de Naciones Unidas en la emergencia. No resume el trabajo de otras organizaciones ni del gobierno. Cubre el periodo del 10 de marzo al 14 de abril de 2021.

DESTACADOS

Entre el 01 y el 16 de noviembre, Honduras fue afectada por dos fenómenos naturales, el primero la depresión tropical Eta y luego el huracán Iota, que ingresó como tormenta tropical. Ambos generaron fuertes impactos en diversas áreas del país.

  • El Informe FAO-PMA “Hunger Hotspots”, prevé una probable inseguridad alimentaria aguda que podría deteriorarse en los meses subsiguientes. Para el período de marzo a julio de 2021, Honduras está clasificada en la posición 13/20 de deterioro de la inseguridad alimentaria aguda a nivel global que representaría hasta 3.1 M de personas afectadas.

  • El EHP ha atendido unas 600 mil personas de las cuales de los datos desagregados obtenemos que un 13 por ciento son niñas, 14 por ciento niños, 38 por ciento mujeres y 35 por ciento hombres.

  • En Chamelecón, unas 20 mil familias han dejado de percibir ingresos.

  • Al cierre del presente reporte, los datos de necesidades respecto a vivienda en relación a daños reportados son: 1) Cortés con un 24.8 por ciento del total de daños en vivienda reportados; 2) Yoro, con un 10.2 por ciento; y 3) Copán, con un 8.7 por ciento.

  • En preparación ante la temporada de huracanes que inicia en los próximos meses, el EHP estará impulsando un plan de preparación y fortalecimiento de capacidades a fin apoyar la resiliencia de las comunidades que fueron afectadas por las tormentas tropicales del año 2020, en conjunto con las oficinas regionales y departamentales de la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO) los Comités de Emergencia Municipal (CODEM) y Local (CODEL).

RESUMEN DE LA SITUACIÓN

El país enfrenta una situación compleja, a cinco meses del impacto de las tormentas tropicales Eta e Iota, las necesidades humanitarias de centenares de comunidades en las zonas geográficas más afectadas - especialmente en el Valle de Sula- enfrentan grandes desafíos, como comunidades con viviendas destruidas y falta de la limpieza. De igual forma, enfrentan el grave peligro de la no reparación de diversos “bordos” de contención a lo largo de los ríos Blanco y Ulúa entre otros.
Esto ha dejado a las poblaciones ante una inminente vulnerabilidad no solo ante las grandes tormentas tropicales, sino también a la temporada tradicional de lluvias. La matriz de priorización del impacto Eta e Iota realizado por UNICEF, encontró que alrededor de 1.127 comunidades que contemplan una población de alrededor de 417.000 personas, recibieron un impacto alto muy alto por las tormentas. Según COPECO, hay alrededor de unas 2.000 personas concentradas en unos 50 albergues, principalmente en el departamento de Cortés, con el 70 por ciento de los albergados y el resto en Santa Bárbara. La mayoría de los albergues fueron desactivados para el proceso electoral, lo que obligó a las poblaciones a un retorno anticipado a sus comunidades sin las condiciones adecuadas, además de los centenares de familias que permanecían en las vías de las carreteras y que, debido a incidentes relacionados con su seguridad física, despejaron estas áreas. Estas condiciones afectan especialmente a mujeres y adolescentes, particularmente a aquellas embarazadas, niñas y niños, personas mayores y personas con discapacidad.

Estas comunidades aún requieren asistencia humanitaria integral y diferenciada realizada de manera coordinada con los comités patronales en las zonas, para focalizar de manera efectiva la ayuda humanitaria que las organizaciones están distribuyendo en el terreno.

Las caravanas de migrantes se sostuvieron en los primeros meses del año. Las caravanas se enfrentaron a duras restricciones de movilidad tanto en territorio nacional, como en Guatemala, en principio como medidas preventivas ante la COVID-19- lo que desactivó rápidamente la continuación de las mismas. A pesar de esto, siempre son generadas expectativas en redes sociales de nuevas caravanas saliendo. Muchas de las personas que conforman las caravanas, provienen de las zonas más afectadas por las tormentas, por lo que, pese a la epidemia, restricciones y a veces incidentes por enfrentamientos con la autoridad, un gran número de personas sigue participando de estas. Mujeres, niñas, niños y personas LGBTIQ+, se ven expuestas a riesgos de protección como la violencia de género y la trata de personas en las rutas migratorias y lugares de destino.

El reciente Análisis Rápido de Género de ONU Mujeres y CARE, señala que las afectaciones de la pandemia por la COVID19 y las tormentas Eta e Iota, han sido graves para las mujeres, niñas y personas LGBTIQ+ en el país. Entre estas afectaciones, destaca la feminización de la pobreza, el incremento de la violencia de género, el empeoramiento de las condiciones de vida y pérdida de medios de vida debido al incremento del desempleo, subempleo y el trabajo de cuidados y doméstico no remunerado; el debilitamiento o suspensión de servicios esenciales como salud, incluyendo salud sexual y reproductiva, y justicia; así como el debilitamiento de mecanismos de protección de sus derechos.

Durante la pandemia, el país se enfrenta a una saturación del sistema hospitalario, que, luego del proceso de elecciones internas a mediados de marzo y la semana de feriado nacional a inicios de abril, dejó una ola de contagios que el sistema hospitalario no tiene capacidad de atender. Actualmente es reportada una ocupación del 100 por ciento en las UCIs y en las salas de atención COVID más del 80 por ciento de la capacidad total ocupada para los hospitales en Tegucigalpa. El proceso de vacunación fue realizado en un 0.53 por ciento de la población priorizando al personal que labora en área de la salud. El Gobierno ha abierto la posibilidad a la empresa privada de importar vacunas a la población.

UN Office for the Coordination of Humanitarian Affairs: To learn more about OCHA's activities, please visit https://www.unocha.org/.