Saltar al contenido principal

Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo - Tercera Conferencia Internacional sobre Escuelas Seguras (27-29 de mayo de 2019) - Informe sobre la conferencia

Países
Mundo
+ 1
Fuentes
AECID
Fecha de publicación
Origen
Ver original

PREÁMBULO

Arancha González Laya,
Ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación.

España está convencida de que, entre las múltiples facetas de nuestra acción exterior, es imprescindible incorporar de manera sistemática la perspectiva humanitaria. El respeto y la promoción del Derecho Internacional Humanitario, la protección de civiles, la formación de nuestras tropas que participan en misiones de paz, la prestación de asistencia humanitaria basada en principios, todo ello ha sido y es una constante de nuestra actuación, tanto en Naciones Unidas, como en otros foros internacionales.

España ha asumido numerosos compromisos que atienden de manera particular a la situación de los niños y niñas afectados por conflictos armados. En 2007 endosamos los Compromisos de París y los Principios y Directrices de París sobre los niños vinculados a fuerzas o grupos armados (Paris Commitments and Paris Principles on Children Associated with Armed Forces or Armed Groups).

En 2015 suscribimos los principios de Kigali sobre protección de civiles, con menciones directas a la infancia, así como la Declaración de Escuelas Seguras y sus directrices. En 2017 asumimos los Principios de Vancouver sobre misiones de paz y reclutamiento de menores. Y hace pocos meses nos incorporamos a la Coalición Global para la Reintegración de antiguos niños soldado creada por la Representante Especial del Secretario General para Niños y Conflictos Armados.

La diplomacia humanitaria significa también comprometerse en la labor de difusión del Derecho Internacional Humanitario (DIH) y situar las agendas humanitarias y de protección en una posición de prioridad para los Estados. Por este motivo, España decidió acoger la III Conferencia Internacional sobre Escuelas Seguras, celebrada en Palma de Mallorca durante los días 28 y 29 de mayo de 2019, coincidiendo, además, con el año en que se celebra el XXX aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño.

La Declaración sobre Escuelas Seguras constituye un compromiso político insoslayable para garantizar el derecho a la educación durante los conflictos armados. Desde su aprobación en 2015, son ya 101 Estados los que se han comprometido a proteger a estudiantes y docentes durante los conflictos y a evitar que las escuelas y universidades se conviertan en recursos u objetivos militares, contribuyendo así a preservar el carácter civil de estas instalaciones.
En la Conferencia de Palma de Mallorca profundizamos en dos ejes temáticos. Por un lado, en la perspectiva de género y las distintas maneras en que los ataques a la educación y el uso militar de establecimientos educativos afectan a los niños y a las niñas, a mujeres y hombres, para atender sus necesidades específicas. Y, por otro lado, en la mejora de los mecanismos de seguimiento, información y atribución de responsabilidades referidos a los ataques a la educación, con el fin de avanzar en su prevención y respuesta.

La presencia, entre los ponentes y los asistentes, de más de 300 personas representando a las principales instituciones y organizaciones internacionales en este ámbito y a los Ministerios de Defensa, de Educación y de Asuntos Exteriores de 92 países, permite calificar este evento como un importante paso adelante en el camino hacia una protección efectiva del derecho humano a la educación. A esta amplia acogida internacional se sumó el respaldo y la implicación de las instituciones españolas estatales, autonómicas y locales, para que el encuentro tuviera el mayor éxito posible. En este sentido, es de destacar muy especialmente la presencia en la clausura de la Conferencia de S.M. la Reina Letizia.

En este Informe Final se resumen las presentaciones, los intercambios y los debates que tuvieron lugar durante las dos intensas jornadas que ocupó la Conferencia. Confío en que este documento sirva para dar a conocer los trabajos desarrollados en su marco, así como sus resultados, y poder de ese modo multiplicar sus frutos, para continuar impulsando la sensibilización a nivel mundial sobre el problema de los ataques a estudiantes, profesores y centros de enseñanza, y del uso militar de éstos en los conflictos armados, así como para avanzar en el objetivo de lograr la adhesión universal a la Declaración sobre Escuelas Seguras.