Skip to main content

Plan de Acción, Guatemala - Respuesta Eta/Iota - diciembre 2020

Countries
Guatemala
Sources
UNCT Guatemala
+ 1 more
Publication date

Contexto Humanitario

Las tormentas tropicales Eta y Iota impactaron la mayor parte del territorio guatemalteco entre el 3 y el 17 de noviembre de 2020 con intensas lluvias que ocasionaron inundaciones y decenas de deslizamientos y flujos de lodo catastróficos. Según la CONRED, 16 de los 22 departamentos fueron afectados por ambas tormentas, concentrándose los daños, en el orden, en Alta Verapaz, Izabal, Quiché, Huehuetenango, Petén, Zacapa y Chiquimula. En estos territorios viven alrededor de 5 millones de personas.

Personas afectadas por departamento e inundaciones (30 de noviembre de 2020)

De acuerdo con los análisis realizados por el Instituto de las Naciones Unidas para la Capacitación y la Investigación (UNITAR, por sus siglas en inglés), en Izabal, Petén, Alta Verapaz y Quiché se inundaron un estimado de 530 kilómetros cuadrados de superficie en donde estaban directamente expuestas unas 33.000 personas. Las inundaciones fueron generadas por los ríos Motagua, Salinas, La Pasión, Usumacinta, Chixoy, Polochic y Cahabón y sus tributarios, y también por una gran cantidad de lagunas y lagunetas relacionadas con los sistemas hidrogeológicos propios de la región kárstica de Las Verapaces. – ver mapas de UNITAR en Anexos.

Los deslizamientos sucedieron a lo largo de una extensa franja de la zona montañosa de Huehuetenango, Quiché y Alta Verapaz, así como en zonas de fuerte pendiente de Chiquimula. En los datos SISMICEDE de CONRED figuran unos 425 deslizamientos y flujos de lodo. Oxfam y sus equipos visitaron y evaluaron los impactos en 13 comunidades de Izabal y Alta Verapaz que sufrieron fuertes impactos por deslizamientos.

La situación generó el desplazamiento de al menos 210.000 personas, el 10% de las cuales buscó refugio en unos 334 albergues habilitados por la Secretaría de Obras Sociales de la Esposa del Presidente (SOSEP). Se estima que el otro 90% buscó albergue por su cuenta en casa de amigos o familiares, en iglesias o instalaciones comunitarias no oficializadas por SOSEP.

En la misma línea, CONRED reporta 2,4 millones de personas afectadas, 1,8 millones de personas con necesidades humanitarias, 60 personas fallecidas, 30 heridas, al menos 100 personas desaparecidas, unas 60.000 viviendas con daño moderado a severo y una gran cantidad de infraestructura nacional y comunitaria afectada y dañada, entre ellas, carreteras, puentes, edificios, escuelas e infraestructura de salud.

Afectaciones de mayor impacto

Las tormentas tropicales provocaron dos fenómenos de gran impacto: inundaciones por desbordamiento de ríos y deslizamientos/flujos de lodo.

En el departamento de Izabal, las inundaciones provocadas por Eta, por desbordamiento del río Motagua, afectaron principalmente los municipios de Los Amates, Morales e Izabal. Según los análisis de UNITAR, unos 150 kilómetros cuadrados fueron inundados en estos 3 municipios con exposición directa de unas 8.600 personas. El agua desbordada, que en algunos lugares alcanzó los 2.50 metros de altura, destruyó viviendas y sus contenidos (muebles, aparatos eléctricos, ropa, utensilios de cocina, entre otros), anegó calles y espacios comunitarios con lodo y piedras, contaminó pozos artesanales y destruyó sistemas comunitarios de agua, provocando considerable daño en la infraestructura vial comunitaria y municipal. Aún se completan las evaluaciones de pérdidas de cultivos, animales de crianza y medios de vida.

Estos impactos se dieron tanto en los barrios urbanos como en comunidades rurales. Al 14 de noviembre, el COE Departamental de Izabal reportaba casi 90.000 personas afectadas; 10.444 personas evacuadas y 4.500 personas en 64 albergues; 8 fallecidas; y 11.000 viviendas dañadas.

Todavía persiste el desbordamiento de los ríos Motagua, Cahaboncito y sus afluentes principales, causando inundaciones de las comunidades de El Estor (casco urbano y lado sur del lago), Livingston, Morales (121 comunidades incomunicadas) y Los Amates con inaccesibilidad en las vías.

En el departamento de Alta Verapaz, las inundaciones fueron principalmente de dos tipos. Algunas fueron generadas por los grandes ríos y sus tributarios (por ejemplo, el río Cahabón afectó barrios urbanos de Cobán, San Pedro Carchá y San Juan Chamelco; el río Polochic afectó comunidades rurales de Santa Catarina La Tinta, Telemán y Panzós). Otras, principalmente entre Cobán y Chisec y en San Pedro Carchá, se originaron entre la escorrentía superficial y la subterránea, generando grandes lagunas que inundaron completamente al menos 20 comunidades.

Estas comunidades reportan daño total, no solamente en viviendas, medios de vida e infraestructura sino también en cultivos, animales de crianza, puestos de salud, escuelas y red vial.

UN Office for the Coordination of Humanitarian Affairs: To learn more about OCHA's activities, please visit https://www.unocha.org/.