Skip to main content

Informe evaluación multi-sectorial de necesidades humanitarias - Tormenta Tropical Eta, noviembre 2020, Guatemala

Countries
Guatemala
Sources
Govt. Guatemala
+ 1 more
Publication date

El huracán Eta fue bautizado con ese nombre el 1 de noviembre, empatando el récord de más eventos meteorológicos con nombre, en un solo año, junto con 2005.

Ahora, con el paso del huracán Iota se ha roto récord histórico con 29 huracanes y tormentas con nombre y la temporada de huracanes aún le faltan 10 días para finalizar. La trayectoria de Eta impactó mas fuertemente en Guatemala los días 5 y 6 de noviembre antes de virar hacia el noreste y dirigirse al Mar Caribe.

De acuerdo con la información de CONRED, un estimado de 1.2 millones de personas fueron afectadas lo cual representa un 7% de la población total proyectada a 2020 (16.8 millones). Se reportó impacto en 12 de los 22 departamentos del país, principalmente con inundaciones por desbordamiento de ríos y deslizamientos. Un 47% de los daños evaluados se concentran en los departamentos de Alta Verapaz, Izabal y Quiché. Los deslizamientos y flujos de lodo provocaron la muerte de 53 personas y la desaparición de otras 96 en Alta Verapaz. El desbordamiento de ríos provocó impacto directo en viviendas destruyendo sus contenidos, enseres y artículos personales, así también se reportan daños a cultivos, ganado y aves de corral, infraestructura vial y del sistema de salud, edificios y escuelas. CONRED informa que unas 38,000 viviendas sufrieron daños moderados a severos. Hasta el día 18 de noviembre, previo al impacto de Iota, CONRED reportaba que unas 2,000 comunidades fueron afectadas y unas 184,000 personas se encontraban en albergues, tanto oficiales como no-oficiales.

Reportes del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA) indican que los cultivos básicos como el maíz, frijol, banano, plátano, cardamomo y hortalizas, así como el ganado menor y aves de corral, sufrieron pérdidas considerables. Las estimaciones serán compartidas en breve.

La evaluación conjunta preliminar entre el MSPAS y el clúster de Agua, Saneamiento e Higiene (WASH) indica que unos 5,000 pozos artesanales en el área de Izabal y sur de Petén fueron contaminados por las inundaciones y unos 50 sistemas de agua comunitarios fueron fuertemente afectados. La muerte de animales, los sedimentos dejados por la inundación y otros escombros, y algunas áreas que aún continúan bajo el agua, suponen un alto riesgo de brotes de enfermedades en la piel, diarreas, complicaciones respiratorias y las transmitidas por vectores.

La respuesta del sistema CONRED, miembros del Equipo Humanitario de País, organizaciones de sociedad civil y sector privado se encuentra en marcha en todos los territorios afectados. El Ministerio de Relaciones Exteriores (MINEX) emitió un llamamiento de ayuda a la cooperación internacional desde el 9 de noviembre ya que hay brechas humanitarias pendientes de cubrir. Ahora el impacto de la tormenta Iota se sobrepone a lo ya existente.