Saltar al contenido principal

América Latina y el Caribe dentro del Plan Global de Respuesta Humanitaria de 2.000 millones de dólares

Países
Mundo
+ 17
Fuentes
UNICEF
+ 2
Fecha de publicación

Panamá, 27 de marzo 2020

En un intento por proteger a millones de personas, las Naciones Unidas lanzó el 25 de marzo un plan coordinado de respuesta humanitaria global de 2.000 millones de dólares para luchar contra el COVID-19 en países con situaciones humanitarias ya existentes. En el caso de América Latina y el Caribe, el Plan incluye a Colombia, Haití y Venezuela, así como el Plan de Respuesta para los Refugiados y Migrantes de Venezuela, que abarca a 17 países y territorios.*

"El virus está llegando a países donde ya se viven crisis humanitarias causadas por los conflictos, los desastres naturales y el cambio climático", dijo el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, durante el evento de lanzamiento. "La fuerza del mundo será la que tenga el sistema de salud más débil. Si no tomamos medidas decisivas en este mismo instante, me temo que el virus cobrará arraigo en los países más frágiles y todo el mundo será vulnerable a medida que continúa su marcha alrededor del planeta, sin tener en cuenta las fronteras."

El Plan Global de Respuesta Humanitaria (GHRP por su sigla en inglés) pretende obtener $2.000 millones para entregar equipos esenciales, tales como equipos de laboratorio para realizar pruebas de detección del virus y tratamientos médicos, instalar estaciones de lavado de manos en campamentos y asentamientos, lanzar campañas de información pública sobre la protección personal contra el virus y establecer puentes aéreos y centros de operaciones en América Latina, África y Asia para desplegar trabajadores y suministros humanitarios en los lugares donde más se necesiten.

El GHRP consolida los llamamientos existentes de COVID-19 y se basa en las contribuciones de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), UNICEF, el PMA, la OIM, el PNUD, el UNFPA, ONU-Hábitat, ACNUR y, así como en las contribuciones de muchas de las principales ONG humanitarias y del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

El Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas, Mark Lowcock, subrayó que el plan está destinado a toda la comunidad humanitaria, no sólo a las Naciones Unidas.

"Una amplia gama de organizaciones, incluidas muchas ONG nacionales e internacionales, tendrán un papel crucial que desempeñar en la respuesta", dijo Lowcock. "Podrán acceder a la financiación que este plan genera a través de acuerdos de asociación con organismos de las Naciones Unidas, mecanismos de financiación conjunta -incluido el Fondo central para la acción en casos de emergencia de las Naciones Unidas y los fondos mancomunados basados en los países- y a través de la financiación directa de los donantes".

Las Naciones Unidas exhorta a los gobiernos a que mantengan la financiación de los planes de respuesta humanitaria y para los refugiados existentes y advierte que desviar la financiación de estos sólo aumentaría la probabilidad de que se propague el coronavirus entre los más vulnerables.

Con 9.252 casos confirmados y 180 muertes en América Latina y el Caribe al 26 de marzo, muchos países de la región ya han adoptado medidas para frenar la propagación siguiendo las recomendaciones de la OMS. Los equipos de las Naciones Unidas en toda la región ya están apoyando las respuestas dirigidas por los gobiernos. Sin embargo, el impacto de la crisis ya es significativo y amenaza con generar crisis sociales, económicas y políticas devastadoras que podrían dejar profundas consecuencias en los años venideros, revirtiendo los avances en materia de desarrollo logrados en los últimos años. "La pandemia está teniendo profundos impactos sociales y económicos, probablemente sin precedente en nuestra región. Afectará especialmente fuerte a los pobres, las mujeres, los niños, los trabajadores del sector informal, los pueblos indígenas, los migrantes, los refugiados y otros", dijo Christian Salazar Volkmann, Director de la Oficina de Coordinación de las Naciones Unidas para el Desarrollo de América Latina y el Caribe. "Los Coordinadores Residentes de las Naciones Unidas trabajarán mano a mano con las agencias humanitarias para ayudar a los países a atender las necesidades humanitarias de las poblaciones vulnerables. Junto con los organismos de desarrollo de las Naciones Unidas, apoyaremos a los Estados y a las sociedades en lidiar con los desafíos a largo plazo en materia de atención de la salud, educación, protección social, recuperación económica y otros sectores, en el marco de la Agenda 2030".

Referencias:

Para obtener más información, sírvase ponerse en contacto con:
OCHA ROLAC: Véronique Durroux-Malpartida, Jefa de la Unidad de Información y Abogacía, durroux@un.org

DCO: Zerina Karup, Encargada de Comunicaciones, zerina.karup@un.org

UN Office for the Coordination of Humanitarian Affairs: To learn more about OCHA's activities, please visit https://www.unocha.org/.