Skip to main content

El Director General de la FAO insta al G20 a garantizar que las cadenas de valor alimentarias no se interrumpan durante la pandemia de COVID-19

Countries
World
Sources
FAO
Publication date
Origin
View original

26 de marzo de2020, Roma/Riad - El Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), QU Dongyu, instó hoy a los dirigentes de los países del G20 a que adopten medidas para que los sistemas alimentarios mundiales sigan funcionando de forma adecuada, en particular en relación con el acceso a los alimentos de las personas más pobres y vulnerables del mundo durante la pandemia de COVID-19.

Qu hizo su llamamiento en una intervención vía Internet desde Roma en la Cumbre virtual extraordinaria de dirigentes del G20 sobre COVID-19. El rey saudita Salman Bin Abdulaziz Al Saudha sido el encargado de presidir este evento, en el que se ha pedido una respuesta mundial coordinada a la pandemia de COVID-19 y sus consecuencias humanas y económicas.

"La pandemia de COVID-19 está afectando a los sistemas alimentarios y a todas las dimensiones de la seguridad alimentaria en el mundo", dijo Qu. "Ningún país es inmune".

"Tenemos que asegurarnos -añadió- que las cadenas de valor de los alimentos no se interrumpan y sigan funcionando bien, y promover la producción y la disponibilidad de alimentos diversificados, inocuos y nutritivos para todos".

El Director General advirtió que los confinamientos y las restricciones de movimientos podrían perturbar la producción, procesado, distribución y venta de alimentos, tanto a nivel nacional como mundial, con el potencial de tener un impacto "inmediato y grave" sobre aquellas personas que tienen restringida su movilidad.

"Los pobres y los vulnerables serán los más afectados, y los gobiernos deberían reforzar los mecanismos de seguridad social para garantizar su acceso a los alimentos", dijo.

Quaseguró que los mercados mundiales de alimentos están bien abastecidos, pero que existe una creciente preocupación y que se deben tomar medidas para asegurar que tanto los mercados nacionales de alimentos como el mercado mundial continúen siendo una fuente transparente, estable y fiable de suministro de alimentos.

En referencia a la crisis mundial de los precios de los alimentos de 2007-08, el responsable de la FAO recordó que la incertidumbre en ese momento desencadenó una ola de restricciones a la exportación por parte de algunos países, mientras que otros comenzaron a importar alimentos de forma compulsiva. Según Qu, esto contribuyó a una excesiva volatilidad de los precios, lo que resultó perjudicial para los países de bajos ingresos y con déficit de alimentos.

A medida que la actividad económica se desacelera por la pandemia de COVID-19, el acceso a los alimentos se verá afectado negativamente por la reducción de ingresos y la pérdida de empleos.

"Debemos asegurarnos de que el comercio agrícola siga desempeñando su importante función de contribuir a la seguridad alimentaria mundial y a una mejor nutrición", dijo Qu. "Ahora, más que nunca, necesitamos reducir la incertidumbre y reforzar la transparencia del mercado mediante una información oportuna y fiable".

La FAO y el Sistema de información del mercado agrícola (AMIS, por sus siglas en inglés) puesto en marcha por el G20 en 2011, seguirán vigilando los mercados alimentarios y proporcionando información oportuna, de modo que todos puedan tomar decisiones con conocimiento de causa.

Entreotros participantes en la cumbrese incluyenel Grupo del Banco Mundial, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Mundial del Comercio (OMC), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Contactos

Oficina de Prensa, FAO
(+39) 06 570 53625
FAO-Newsroom@fao.org