Skip to main content

Nicaragua: Efectivo programa de la Comisión Europea en la RAAN

Countries
Nicaragua
Sources
UNDP
Publication date
Origin
View original

Managua, 3 de marzo 2010/ Niñas y niños jugando, tomando agua segura en sus centros escolares, mujeres y hombres cultivando sus granos básicos, pescadores echando sus redes, comunidades mejorando los servicios elementales de saneamiento, es la nueva dinámica social y económica que experimentan habitantes de la Región Autónoma del Atlántico Norte que sufrieron los estragos del huracán Félix (septiembre 2008).

Una renovada infraestructura de agua y saneamiento, inclusive mejor que como estaba y la recuperación sustentable de medios de vidas en las comunidades del Atlántico Norte, afectadas por dicho fenómeno, son parte de los cambios notables realizados mediante el programa de Apoyo la Rehabilitación y Reconstrucción, financiado por la Comisión Europea por un monto de €7 millones 450 mil euros, ejecutados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), teniendo como socios en la implementación al gobierno central (representado por la Secretaria de Desarrollo de la Costa Caribe), el gobierno regional autónomo, municipalidades de la RAAN, agencias del Sistema de las Naciones Unidas, organizaciones no gubernamentales internacionales, nacionales, regionales y de base comunitaria.

El propósito es darle continuidad a las acciones de emergencia desarrolladas a través de la Comisión Europea de Ayuda Humanitaria (ECHO) y vincular esa etapa con la rehabilitación temprana de la Región Autónoma Atlántica Norte (RAAN) después del huracán Félix. De esa forma se quiere garantizar la estabilidad socio-económica y gobernabilidad en Nicaragua y la vinculación eficaz entre ayuda de emergencia, rehabilitación y desarrollo.

El programa, con presencia en 193 comunidades de 4 municipios (60 %), promueve la recuperación de infraestructura de agua potable y saneamiento y la recuperación de medios de vida sustentables y de recursos para mejorar los ingresos y la calidad de vida de las comunidades.

Contexto del proyecto

De los 31 municipios que existen en el país clasificados en pobreza extrema, 8 se encuentran en la RAAN, de los cuales el programa trabaja en 4. Los índices de cobertura en agua potable y saneamiento rural, reportados por la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Nacional de Agua Potable y Saneamiento Rural, reflejan a la RAAN en baja (urbana y rural).

Elementos transversales

Los principios transversales son: Equidad de género, derechos de pueblos indígenas y afrodescendientes y comunidades étnicas, interculturalidad, racionalidad ambiental, respeto a la institucionalidad regional, municipal, territorial y comunitaria, promoción de la gobernabilidad y buen gobierno, reducción de riesgos ante desastres naturales, mejoramiento de capacidades locales para asegurar la sostenibilidad del programa, manejo de tensiones y conflictos, especialmente aquellos vinculados al uso y tenencia de territorios, tierras comunitarias y sus recursos, cambios climáticos y energía.

68 comunidades están mejorando notablemente sus sistemas de saneamiento en las escuelas atendidas por el Ministerio de Educación y en los Centro de Salud atendidos por el MINSA.

Las 10 mil familias que al final resultarán beneficiadas con medios de vida sostenible, representan el 25% de la población afectada por el Félix en el sector agrícola. Con apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), se sembrarán 3,600 manzanas de frijoles, con una producción proyectada de 54 mil quintales para el próximo ciclo agrícola. Esta semilla será retornada a 15 bancos de semillas para habilitar a 3,600 nuevos productores en el próximo ciclo agrícola, lo mismo ocurrirá para los rubros de arroz, frijoles, yuca, frijol abono, plátano y malanga.

La Comisión Europea y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo coordinan todas las intervenciones con las instancias de gobierno: central, regional autónomo, municipales, territoriales e instituciones especializadas, a fin de asegurar la complementariedad y armonización con los planes de desarrollo.