Skip to main content

30º aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño

Countries
World
+ 1 more
Sources
Save the Children
Publication date
Origin
View original

Son 100 años los que suma Save the Children luchando por los derechos de niños, niñas y adolescentes, muestra de ello es el momento en el que nuestra fundadora, Eglantyne Jebb, escribió la Declaración de los Derechos del Niño, convirtiéndose posteriormente en la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño (CDN), adoptada hace 30 años, en 1989.

Es entendido, que los Derechos Humanos son libertades fundamentales que pertenecen a todas las personas del mundo. En esta línea, la CDN es un tratado de Derechos Humanos que establece los derechos que todos los niños, niñas y adolescentes deben tener a nivel mundial, contemplando allí los derechos básicos y los derechos especiales adicionales, que se contemplan debido a las mayores vulnerabilidades a las que se enfrentan en distintas etapas.

“Debemos sentirnos orgullosos de ser parte de la organización independiente más grande del mundo que trabaja en favor de la defensa de los derechos de los niños y niñas en condición de mayor vulnerabilidad, pero sobre todo, del legado que nuestra fundadora Eglantyne Jebb nos dejó, es precisamente el antecedente de la Convención que hoy celebra tres décadas y es la férrea convicción de que proteger a los niños y niñas de cualquier vulneración de sus derechos, le garantizará al mundo un presente y un futuro mejor.” María Paula Martínez, Directora Ejecutiva.

Por ende, este reconocimiento de los niños, niñas y adolescentes como titulares de derechos es fundamental y la CDN establece en el derecho internacional el principio de que los niños y niñas no son "propiedad del adulto" y que son capaces de expresar sus propias opiniones. Es por esto que hacemos un llamado para que se reconozca la CDN como un tratado que establece las normas mínimas y los principios generales bajo los cuales toda sociedad debe tratar y ver a todos los niños y niñas, y que ha desempeñado un papel fundamental como catalizador del progreso de la infancia durante los últimos 30 años.

Desde 1990,

  • El número de niños que mueren antes de cumplir cinco años por causas evitables se ha reducido a la mitad.

  • Hay un 42% menos de niños sin escolarizar que en el año 2000.

  • El número de niños y niñas con retraso en el crecimiento debido a la desnutrición ha disminuido en más de una tercera parte.

Podemos estar orgullosos de que la CDN siga siendo el instrumento internacional de Derechos Humanos más ratificado del mundo y que la fundadora de Save the Children haya sido la precursora de este tratado que le brinda garantías a los niños, niñas y adolescentes sobre sus derechos y que impulsa a los Estados a que promuevan su protección y cumplimiento. Sin embargo, todavía queda un largo camino por recorrer para garantizar que todos los niños y niñas puedan alcanzar su pleno potencial. Actualmente, estamos siendo testigos de una erosión mundial del estado de derecho y de una tendencia regresiva de los Derechos Humanos -incluidos los derechos humanos individuales de los niños, y de las niñas en particular- por parte de agentes estatales y no estatales.

  • 1.700 millones de niños y niñas se ven afectados por la violencia cada año

  • Más de 420 millones de niños -casi una quinta parte de los niños del mundo- viven en zonas de conflicto, lo que representa un aumento de casi 30 millones desde 2016.

  • 5,9 millones de niños y niñas mueren cada año por causas que se pueden prevenir, como la neumonía.

  • 317 millones de niños - 1 de cada 4 niños en edad de asistir a la escuela primaria - no aprenden a leer ni a escribir, a pesar de estar escolarizados.

  • Cuatro niñas menores de 15 años se casan cada minuto

  • Más de 700 millones de niños y niñas viven bajo regímenes que niegan sistemáticamente a los ciudadanos sus derechos civiles y políticos básicos.

Si no se renueva el compromiso político, la rendición de cuentas y la adopción de medidas concretas para seguir aplicando la Convención sobre los Derechos del Niño; los niños y niñas continuarán sufriendo violaciones de sus derechos a diario.

Pedimos a todos los gobiernos, y en particular al gobierno colombiano que:

  • Definan medidas específicas para garantizar que se realicen más y nuevas acciones enfocadas a la realización de los derechos de todos los niños y niñas, centrándose en la población en condición de mayor vulnerabilidad, incluyendo población migrante y retornada, además de la aquella afectada por el conflicto armado y la violencia.

  • Reconozcan el derecho del niño, la niña y los adolescentes a ser escuchados (Artículo 12), que sus ideas sean tomadas en cuenta al momento de tomar decisiones que les afectan y asegurar que sean incluidos de manera significativa en sus procesos de toma de decisiones y rendición pública de cuentas.

  • Defiendan y den seguimiento a los derechos definidos en la CDN, particularmente en los lugares donde esto es más difícil y donde los niños y niñas están en condición de mayor vulnerabilidad, como en situaciones de conflicto armado, migración, violencia, exclusión social y desigualdad.

  • Que se incremente la inversión pública para lograr la realización de los derechos de la niñez plasmados en las políticas públicas y programas, puesto que lo escrito sin inversión es letra muerta, como lo establece la Observación 19 del Comité de los Derechos del niño y de la niña.

En este 30º aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño queremos recordar a los líderes políticos y públicos que los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a ser escuchados, que quieren hablar, y que cuando se comprometen de manera significativa, es posible generar un cambio. Y a las familias, sociedad civil y sociedad en general que es nuestro compromiso también generar las condiciones y cambiar nuestros paradigmas frente a niños, niñas y adolescentes, para garantizar que ellos y ellas puedan gozar de la realización de sus derechos y ser tomados en cuenta como actores sociales, sujetos de derechos, ciudadanos y ciudadanas que aportan de manera significativa a la transformación de nuestra sociedad, siendo presente, pero también futuro.