Skip to main content

La ONU incluye por primera vez a Venezuela en el plan anual de ayuda humanitaria

Countries
Venezuela
+ 4 more
Sources
UN News
Publication date
Origin
View original

La Oficina de Coordinación de la Ayuda Humanitaria ha solicitado 738 millones de dólares para ayudar a los países latinoamericanos que reciben a venezolanos. En total, el plan de respuesta humanitaria asciende a 21.900 millones de dólares. Yemen es el país que recibirá más fondos.

Las Naciones Unidas han solicitado a los donantes 738 millones de dólares en 2019 para ayudar a los países suramericanos que están acogiendo a los refugiados y migrantes venezolanos que “no tienen perspectivas de regresar a corto y medio plazo” a su país.

Es la primera vez que la crisis se incluye en el llamamiento humanitario global de la ONU que para 2019 asciende a 21.900 millones de dólares sin contar lo destinado a Siria.

Más de tres millones de venezolanos han abandonado su país, la mayoría desde 2015, según las cifras de la Oficina de Coordinación de la Ayuda Humanitaria (OCHA, en sus siglas en inglés).

“Hay una crisis para la que, por primera vez, tenemos un plan de respuesta, que es ayudar a los países vecinos de Venezuela a lidiar con las consecuencias del alto número de venezolanos que están abandonando el país”, explicó Mark Lowcock, el responsable de la ayuda humanitaria de de la ONU.

La mayoría de los venezolanos se han instalado en 16 países latinoamericanos y caribeños, sobre todo en Colombia, Brasil, Ecuador y Perú.

OCHA anticipa que en 2019 el flujo de salida de venezolanos continúe. Además, “la vulnerabilidad de las personas que salen del país se ha acentuado en los últimos meses”, explican. “Muchos de ellos son mujeres embarazadas, madres solteras con niños, personas mayores y personas con problemas de salud y de desnutrición que requieren apoyo urgente”, añaden.

En 2019, se estima que 3,6 millones de venezolanos necesitarán ayuda y protección “sin perspectiva de regresar a medio y corto plazo”.

Por eso, el documento señala que se requiere con urgencia “aumentar la ayuda humanitaria y el apoyo a los mecanismos de inclusión socioeconómica” para apoyar a los Gobiernos y para asegurar que las comunidades “sigan aceptando refugiados y migrantes en un ambiente seguro y de bienvenida”. Colombia, que acoge a más de un millón de venezolanos, “está soportando la mayor carga de todos”, dijo Lowcock.

Los fondos de la ONU ayudarán a 2,2 millones de refugiados y migrantes venezolanos y a medio millón de habitantes de las comunidades de acogida. El plan plantea cuatro objetivos estratégicos:

  • Proporcionar a los refugiados y migrantes bienes y servicios de primera necesidad

  • Asegurar que los venezolanos están seguros, reduciendo la violencia sexual y de género, el tráfico de personas y la explotación laboral.

  • Ayudar a integrarlos social, económica y culturalmente en las comunidades de acogida para reducir la “estigmatización, discriminación y reacciones xenófobas”

  • Fortalecer las instituciones de los Gobiernos de acogida para gestionar una respuesta regional y coordinada.

El plan se presentará oficialmente la semana que viene y estará liderado por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Preguntado en rueda de prensa sobre si el Gobierno venezolano aceptará ayuda en el interior del país, Lowcock dijo que han acordado con el Gobierno que deben “fortalecer el trabajo colaborativo y el apoyo en el área de los servicios de la salud y nutrición” y detalló que hay “un acuerdo compartido en que más ayuda de la ONU en esas áreas sería muy útil para reducir el sufrimiento de la población dentro de Venezuela”.

El Fondo Central de Respuesta de Emergencia de la ONU ha destinado este año más de 9 millones de dólares para apoyar, dentro de Venezuela, proyectos de nutrición para niños menores de cinco años, mujeres embarazadas y madres lactantes, además de los servicios sanitarios.

Yemen, el país más necesitado

En todo el mundo, 132 millones de personas, en 42 países necesitarán ayuda humanitaria y protección en 2019. La ONU ha pedido 21.900 millones de dólares.

Yemen sufre la peor crisis con 24 millones de personas, un 75% de la población, que necesitará ayuda humanitaria. La ONU ha pedido 4000 millones de dólares para asistir a 15 millones de yemeníes, de los cuales 12 millones recibirán alimentos. En 2017, la ONU ayudaba a tres millones de yemeníes al mes. En 2018, la cifra fue más del doble con 8 millones de personas.

Otros países en los que se prevé que se deteriore a situación son Afganistán -por una combinación de sequía, inestabilidad y problemas económicos-, Camerún y la República Centroafricana, donde han resurgido los conflictos y la violencia. Siria, la República Democrática del Congo, Etiopía, Nigeria y Sudán del Sur también seguirán teniendo necesidades “excepcionalmente altas”.

“La mayoría de las crisis humanitarias que hemos visto en 2018 continuarán en 2019 porque ha habido muy pocos progresos en las causas de raíz”, dijo Lowcock a los medios en Ginebra. “Tenemos que dar más prioridad a hacer frente a lo que origina estas crisis: conflictos, pobreza, cambio climático, inseguridad alimentaria, fallo de los programas de desarrollo”, añadió.

La cifra de 21.900 millones de dólares que ha pedido al ONU no incluye las necesidades financieras para Siria, que se conocerán cuando se termine el plan de respuesta para el país en febrero. Lowcock espera que el llamamiento total, incluyendo a Siria, sea comparable al de este año de 25.000 millones.

La financiación ha mejorado este año, con una contribución récord de 13.900 millones hasta mediados de noviembre de 2018, lo que supone un 10% más que en el mismo periodo de 2017.

Más personas que necesitan ayuda

Sin embargo, la ONU tendrá que lidiar con más desplazados y mayores niveles de hambre que en el pasado.

Casi 70 millones de personas han sido desplazadas por los conflictos, una cifra mayor que nunca, dijo Lowcock. Las crisis también están exacerbando la desigualdad de género y hace que más niñas abandonen la escuela en zonas con problemas humanitarios.

Además, las crisis humanitarias son cada vez más largas. Ahora, de media, duran nueve años. Tres cuartas partes de las personas que recibieron ayuda en 2018 se encontraban en países que llevaban al menos siete años en crisis. Entre 2014 y 2018, las guerras y los conflictos de Somalia, Sudán del Sur, Sudán y Siria se llevaron un 55% de los fondos recibidos.

El Niño

OCHA calcula que hay un 80% de probabilidades de que el fenómeno El Niño ocasione sequías, ciclones tropicales e inundaciones en 25 países.

“No predecimos que vaya a tener el mismo nivel de impacto que en 2016, pero podría ser un evento importante y nos estamos preparando para lidiar con él”, dijo Lowcock. Los desastres naturales afectan a 350 millones de personas de media cada año y cuestan miles de millones de dólares en pérdidas.

Mejoras

Algunos países, como **Burkina Faso, Mauritania y Senegal* no necesitarán más ayuda de la ONU en 2019. En Burundi, Haití e Iraq la situación se ha estabilizado y se requiere menos asistencia.

La ONU también está trabajando para mejorar como hace llegar la ayuda. Entre las medidas que se quieren implementar de forma más sistemática está la entrega de dinero en efectivo. Lowcock dijo que este tipo de asistencia es más útil para ayudar a los más pobres y vulnerables sobre todo en áreas de conflicto. “Hemos sido testigos de que la ayuda en efectivo funciona en Somalia, donde, en 2017, pudimos evitar una hambruna. Eso no pasó en 2011, cuando los suministros de la ONU eran saqueados y arruinados sistemáticamente por los combatientes de al-Shabab”, explicó.

Las Naciones Unidas también pondrán en marcha medidas para proteger a las personas de la explotación, el abuso y el acoso sexuales.