Skip to main content

Seguridad alimentaria y emigración: Por qué la gente huye y el impacto que esto tiene en las familias que permanecen en El Salvador, Guatemala y Honduras

Countries
El Salvador
+ 4 more
Sources
IDB
+ 4 more
Publication date
Origin
View original

Resumen Ejecutivo

Motivados por los resultados y recomendaciones del estudio preliminar de los vínculos entre la Migración y la Seguridad Alimentaria (“Hambre sin Fronteras”, 2015), el PMA y sus socios decidieron investigar más sobre los vínculos entre la inseguridad alimentaria y la emigración.

Las tendencias de emigración (o migración al exterior) en Centroamérica reflejan cambios históricos en las condiciones políticas y económicas de la región y a menudo se relacionan con cambios en los niveles de conflicto civil y pobreza. Este informe describe los resultados de un estudio que recopiló y analizó datos sobre los indicadores relacionados a la seguridad alimentaria y factores climáticos y del medio ambiente como detonantes potenciales de la emigración. El área geográfica del estudio fue una región particularmente vulnerable conocida como el Corredor Seco de El Salvador, Guatemala y Honduras.

En general, las tendencias de emigración desde Centroamérica hacia los Estados Unidos de América (EE.UU.) muestran una población cada vez más joven y vulnerable que en el caso del Corredor Seco es empujada por factores asociados que incluyen inseguridad alimentaria. A pesar de que el total de la migración de México hacia los EE.UU. ha disminuido en años recientes, las salidas de migrantes de los países estudiados han aumentado considerablemente desde el año 2010. Aunque en los últimos dos años ha aumentado la proporción de jóvenes migrantes y mujeres, los hombres adultos continúan representando el grupo más grande.

Según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos de América (EE.UU. CBP), el número de “migrantes ilegales” que fueron detenidos o capturados en la frontera suroeste de los EE.UU. ha aumentado desde niveles de 50,000 durante el año fiscal 2010 a más de 250,000 en el año fiscal 2014. A pesar de esta cifra disminuyó a 218,810 personas en el año fiscal 2015, luego aumentó a 408,870 en el año fiscal 2016. Aunque más detenciones no necesariamente implican un mayor flujo de migrantes, se considera un indicador del número de personas que intentan cruzar la frontera de manera irregular.

Hay una preocupación creciente por las cifras de niñez (menores de 16 años) no acompañada detenida por las autoridades fronterizas estadounidenses en el año fiscal 2016, cuando llegó a 59,692, 49 por ciento más que el año anterior. Los emigrantes de El Salvador, Guatemala y Honduras que han sido presentados a las autoridades migratorias mexicanas son principalmente hombres (79 por ciento), y 50 por ciento de ellos trabajaba en el sector agrícola antes de emigrar. Ellos reportaron la falta de empleo o la crisis económica (65 por ciento), seguido por bajos ingresos y malas condiciones laborales (19 por ciento), y la violencia e inseguridad (9 por ciento) como sus principales motivaciones para emigrar. La reunificación familiar representaba apenas el uno por ciento de las respuestas, según reportes oficiales.

El Corredor Seco está generalmente afectado por desempleo, demanda laboral limitadao intermitente y salarios bajos/irregulares. Más de la mitad (58 por ciento) de los hogares entrevistados durante el estudio declararon que gastan en alimentos más de dos tercios de sus ingresos, lo que evidencia un alto nivel de vulnerabilidad económica. Se han reducido las oportunidades de empleo debido a la poca lluvia o sequía vinculadas al fenómeno El Niño. También se han reducido las oportunidades fuera del Corredor Seco, como las de las fincas productoras de café, afectadas por la enfermedad conocida como roya de café. Las condiciones climáticas adversas en el Corredor Seco causan inseguridad alimentaria debido a las reducciones en producciones agrícolas de subsistencia y comercial. Existe una correlación significativa entre los déficits de precipitación desde 2014 a causa de El Niño y el aumento de la migración irregular hacia los EE.UU.

Para desarrollar este estudio, tres equipos nacionales organizaron visitas a comunidades clave (identificadas por fuentes calificadas como focos de emigración hacia los EE.UU.), mientras otro equipo trabajaba en el análisis de datos secundarios sobre migración producidos por los EE.UU. y las autoridades mexicanas.

Los equipos visitaron a las fuentes calificadas y dirigieron discusiones de grupos focales de hombres y de mujeres de las comunidades identificadas. En paralelo, se realizó una encuesta para medir los niveles de inseguridad alimentaria en los hogares con miembros recientemente emigrados; especialmente desde el inicio del último episodio de El Niño (2014-2016).

Como se describe en detalle más adelante, el estudio cualitativo cubrió 22 comunidades del Corredor Seco en los tres países de estudio. Se entrevistó a 54 fuentes calificadas (informantes clave) a lo largo de la región, mientras que alrededor de 660 comunitarios participaron en 44 grupos de discusiones focales, separados en hombres y mujeres. Los participantes en discusiones focales estimaron que alrededor del 35 por ciento de los emigrantes de El Salvador, 24 por ciento de los emigrantes guatemaltecos y 9 por ciento de los emigrantes hondureños viajaban con una visa válida, pero permanecían más allá de la fecha autorizada. Aquellos que viajan con visa suelen tener acceso a los medios materiales y contactos sociales para realizar el viaje. El resto de migrantes o viaja independientemente o paga un traficante de migrantes, lo que tiene altos costos que se cubren adquiriendo deudas que reclaman sus activos (casa y/o tierras) como garantía.

Por lo anterior, la emigración en los tres países del estudio tiene frecuentemente un impacto negativo en los familiares que se quedan en las comunidades, pues deben asumir las deudas.
Estas aumentan en los casos de emigración no exitosa, particularmente aquellas con reintentos. En esos casos, las familias resultan perjudicadas por el aumento de las deudas. Por otra parte, quienes han emigrado exitosamente pueden convertirse en apoyo vital para su familia al enviar remesas regulares cuando se han establecido.

En los casos de emigración exitosa, el 78 por ciento de los hogares en el país de origen dijo recibir remesas mensuales que para el 42 por ciento eran su única fuente de ingresos fijos. Más de la mitad del dinero es utilizado para comprar alimentos, seguido por inversiones en la agricultura (compra de tierra y animales) y en pequeños negocios. El dinero también es invertido en educación y salud. Uno de los principales impactos de las remesas es la mejora del bienestar familiar, especialmente la dieta y el consumo alimenticio.

Sin embargo, cuando los recursos para la migración provienen de préstamos o ventas de propiedades y activos, las deudas y dificultades económicas tienen un impacto en los miembros de los hogares que no migran. Cuando las familias no reciben remesas u otro apoyo, su situación económica empeora rápidamente. Asimismo, el consiguiente cambio de roles de los miembros del hogar puede tener repercusiones negativas, como el aumento en la carga de trabajo de las mujeres y niños, quienes deberán realizar actividades agrícolas además de sus responsabilidades tradicionales en la casa. En general, la emigración reduce la fuerza laboral de los hogares, y si no llegan las remesas puede resultar un aumento de la inseguridad alimentaria y la agudización de la pobreza.

En los tres países se encontró un vínculo claro entre la inseguridad alimentaria y la migración.
La pobreza y el desempleo son las causas más generalizadas de la migración, seguido por las adversidades climáticas con efecto en la agricultura (pérdida de cosechas y pestes) y la violencia delincuencial. La pobreza se describe de diferentes maneras, incluyendo la incapacidad de poner suficientes alimentos en la mesa.

Los altos índices de inseguridad alimentaria que se encontraron en los hogares encuestados por este estudio confirman los vínculos entre la emigración y la inseguridad alimentaria. Casi la mitad (47 por ciento) de las familias entrevistadas durante el estudio sufrían de inseguridad alimentaria (38 por ciento sufría inseguridad alimentaria moderada y el 9 por ciento tenía inseguridad alimentaria severa).
Estos niveles no se habían registrado antes en la región, ni siquiera en las diez evaluaciones de la seguridad alimentaria en emergencia (ESAE) realizadas por el PMA en los últimos tres años, como respuesta a la sequía/ El Niño en el Corredor Seco.

El estudio también reveló que casi tres cuartos (72 por ciento) de los hogares encuestados estaban aplicando estrategias de afrontamiento de la categoría de emergencia, tales como vender la tierra. De nuevo, estas estadísticas están por encima de lo visto normalmente en la región en otras épocas de crisis. Ningún hogar encuestado estaba en capacidad de aplicar estrategias de afrontamiento de fase de estrés, ya que sus opciones estaban agotadas. Esto refleja el efecto acumulativo de la inseguridad alimentaria y la falta de resiliencia de estos hogares frente a la crisis.

Mientras que el 19 por ciento de los hogares tenía niveles de consumo alimentario inaceptablemente bajos, también preocupa la pobre diversidad de la dieta aún en hogares con consumo aceptable. Esto no es un hallazgo nuevo en el Corredor Seco, pero justifica preocupaciones sobre sus impactos en la salud y nutrición. En particular, Guatemala mostró niveles preocupantes del consumo alimentario, pues el 42 por ciento de los hogares entrevistados tenía niveles de consumo de categorías pobre o fronterizo. La violencia ha sido dominante como causa de emigración en El Salvador. Esta causal resulta menos importante en Guatemala y Honduras. La información recogida por este estudio puede alimentar la preparación de un conjunto de recomendaciones de política y de acción programática encaminado a mitigar el impacto de las variables promotoras de la emigración, con énfasis en la inseguridad alimentaria.

International Organization for Migration: Copyright © IOM. All rights reserved.